Obama: Romero fue un “pastor sabio y un hombre valiente”  

Washington.- Al sumarse a las celebraciones por la beatificación de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, el presidente Barack Obama djio hoy que el líder religioso fue un “pastor sabio y un hombre valiente”.

Al dar la bienvenida a su beatificación, Obama dijo que Romero “fue una inspiración para el pueblo de El Salvador y en las Américas”.

“Fue un pastor sabio y un hombre valiente que perserveró frente a la oposición de los extremos en ambos lados” del conflicto salvadoreño durante la década de 1980, afirmó Obama en una extensa declaración escrita difundida por la Casa Blanca.

“Esperemos que la visión del arzobispo Romero nos pueda inspirar a todos a respetar la dignidad de todo ser humano, y trabajar por la justicia y la paz en nuestro hemisferio” y en el mundo, puntualizó Obama.

El mandatario estadounidense destacó que Romero confrontó “sin miedo” las fuerzas del mal del que fue testigo, “guiado por las necesidades de su amado pueblo, los pobres y los oprimidos de El Salvador”.

Al ser asesinado un día después de exigir un cese a la represión militar, Romero “se convirtió en un mártir, y millones de personas en las Américas y el mundo inmediatamente lo declararon un santo”, enfatizó Obama.

Su mensaje, cargado tanto de simbolismo como de peso político, es especialmente oportuno, tomando en cuenta que en EEUU, hay alrededor de

dos millones de salvadoreños, la mayoría de los cuales emigró durante el conflicto armado que dejó más de 60,000 muertos.

La diaspora salvadoreña en EEUU está concentrada principalmente en California, Texas, Nueva York y el área metropolitana de la capital estadounidense.

Obama visitó su cripta en 2011

Asimismo, Obama recordó sentirse “conmovido” al visitar, en marzo de 2011, en el marco de una gira por América Latina, la cripta donde yacen los restos de monseñor Romero en la catedral de San Salvador, en un acto cargado de simbolismo.

Durante su visita a El Salvador, Obama elogió la transición de Centroamérica de conflictos civiles durante la década de 1980 hacia la estabilidad.

Pero, tres años después, EEUU hizo frente a una crisis humanitaria en la frontera sur por la llegada de decenas de miles de inmigrantes indocumentados –muchos de ellos niños no acompañados- que huyeron de la creciente ola de violencia, principalmente en El Salvador, Guatemala y Honduras.

En ese sentido, Obama afirmó hoy que El Salvador ha avanzado en los últimos 35 años, y quienes lucharon en el campo de batalla ahora compiten por votos y negocian en el seno de la Asamblea Nacional.

“Pero nosotros y el pueblo salvadoreño reconocemos que aún hay mucho que hacer. Hoy, en El Salvador, y toda Centroamérica, Estados Unidos se guía por la visión de Monseñor Romero”, subrayó Obama.

El mandatario destacó la alianza de EEUU con las comunidades para fomentar las oportunidades económicas, el fortalecimiento del imperio de la ley, y la creación de comunmidades más seguras.

Para los observadores, la crisis de violencia en El Salvador, que va camino de tener la tasa de homicidio más alta del hemisferio,

Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980 mientras celebraba la eucaristía en la capilla de la Divina Providencia, en un hospital para pacientes con cáncer.

El magnicidio, a manos de un francotirador de escuadrones de la muerte comandados por Roberto D´Aubuisson, según Naciones Unidas, ha quedado impune.

El proceso de beatificación de Romero, un paso clave para su eventual canonización, comenzó en marzo de 1994 y fue aprobada por el papa Francisco en febrero pasado.

Obama agradeció el liderazgo del papa Francisco y su decisión de beatificar a Romero, a la vez que señaló que el líder de los católicos hace recordar la obligación del mundo por “ayudar a los más necesitados”.