Jefe de Seguridad narra a detalle la muerte de los 43 en Michoacán

Solamente tres delincuentes del cártel Jalisco Nueva Generación se rindieron en Tanhuato
Jefe de Seguridad narra a detalle la muerte de los 43 en Michoacán
Monte Alejandro Rubido

México.- Los delincuentes llegaron al Rancho el Sol, en el municipio de Tanhuato, un día lunes, aparentemente azorados por el operativo federal contra el Cártel Jalisco Nueva Generación. Avisaron al capataz que se quedarían definitivamente con la propiedad porque les daba la gana y, si acaso, darían un pago simbólico.

“Querían despresurizarse”, detalló el Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido durante un encuentro con corresponsales extranjeros donde relató la crónica, paso a paso, de la muerte de 42 presuntos delincuentes del Cártel Jalisco Nueva Generación el pasado viernes.

El administrador del rancho tomó sus cosas, llamó a la dueña a Guadalajara para avisarle de “la invasión” y puso pies en polvorosa mientras la propietaria se quedó con el paquete. Denunciar ante las autoridades le tomó cuatro días hasta el viernes pasado.

tanhuato efe

La Policía Federal y la Estatal tomaron en una primera etapa el asunto: 42 elementos se encaminaron a la propiedad de 112 hectáreas ubicada en los límites entre Jalisco y Michoacán, y en el camino fueron atacados por hombres armados que dispararon desde una camioneta.

En ese momento, las fuerzas civiles pidieron refuerzos y en la hora siguiente llegaron dos helicópteros Blackhawk y 60 elementos más -del ejército y la mismas corporaciones policíacas- que se distribuyeron en células para rodear el territorio “lleno de sembradíos” que servían de escondrijo y trinchera a los maleantes que comenzaron a dispersarse y disparar.

Lea también: El reto de los 43 muertos en Michoacán

La fuerzas federales que iban a bordo de lo helicópteros también comenzaron a disparar contra los integrantes del CJNG.

Rubido afirma que por razones desconocidas los criminales “decidieron atacar” aún cuando estaban rodeados y en desventaja, pero lanza una hipótesis: “Quizás temían la venganza del cártel contra ellos y sus familias”.

Sólo tres de ellos, de nombres Roberto Gutiérrez, José Eduardo Mores y César Jesús López se rindieron. Salieron detrás de unos colchones para entregarse y confesar que eran parte del cártel Jalisco Nueva Generación.

Lea también: Jornada sangrienta en Michoacán: 43 muertos

Los malandrines –afirma Rubido- no alcanzaron a lanzar el lanzagranadas contra los helicópteros que volaban y disparaban “para contener” a sus rivales, pero lo tenían listo. “Esperaban el momento oportuno para dispararlo”.

Rancho El Sol
Rancho El Sol

Durante la refriega que duró tres horas (de las 13:45 hasta casi las 17:00 horas), un policía federal cayó muerto cuando intentaba apoyar a un compañero herido y, en el descuido, la bala se le incrustó justo en un hueco del chaleco antibalas.

Hubo también una bodega con material inflamable que explotó y donde murieron dos sicarios calcinados; los otros, fallecieron por impactos de bala, 2626 casquillos esparcidos por todo el campo ensangrentado.

Lea también: Comienzan a identificar 42 muertos en tiroteo en Michoacán

Al final del recuento -que presenció la Comisión Nacional de Derechos Humanos– el saldo fue de 42 muertos, 18 oriundos de Jalisco; tres de Michoacán y uno de cada estado en la lista: Distrito Federal, Aguascalientes, Coahuila, Sonora y Tabasco que tenían en su poder 38 armas largas, dos cortas y el lanzagranadas.