La crisis de los migrantes en Bangladesh también pasa por México

Kamal I cuenta su travesía para llegar a EEUU y su estancia con el INM
La crisis de los migrantes en Bangladesh también pasa por México
Kamal

México.-  Sus ojos negros son como los de un cervatillo asustado por  cazadores. Así se siente Kamal I, un inmigrante que recorrió  más de 15,000 kilómetros desde su natal Sudarban,  Bangladesh, hasta México.

Escondido entre la yerba que bordea  las vías del tren de carga, sabe que él y su primo Hassam están acorralados por oficiales de migración en Chiapas, o algo parecido, a unos metros de la frontera con Guatemala, por donde ingresaron para alcanzar su objetivo: Estados Unidos.

No son los primeros bangladeshíes  que lo intentan. En medio el éxodo masivo que vive su país inmerso en una aguda pobreza que aprovechan los traficantes, algunos de ellos, son lanzados a las aguas del sudeste asiático para llegar a Tailandia o Malasia, donde han quedado varados unos 6,000; otros, tiran la lazada más larga hasta el Sueño Americano.

Durante el primer trimestre de 2015, el  Instituto Nacional de Migración (INM) capturó en promedio diariamente a dos indocumentados originarios de Bangladesh. A finales de marzo, ya sumaban 195 casos,  40% más que en 2014, con 583 detenidos.

En los dos años, el INM detuvo además a 166 “sin papeles” de Myanmar, donde la persecución a la etnia rohingya a empujado a miles al exilio.

CRÓNICA DE MÉXICO

La ruta del tráfico de indocumentados de Bangladesh y Myanmar comienza en Sudáfrica, según un recuento de las oficinas de atención migratoria de Panamá que endureció la persecución.

Desde Sudáfrica parte en avión a Brasil y por tierra a Colombia, Centroamérica, México, EEUU y Canadá. Si las cosas se complican en Costa Rica y Panamá, las rutas cambian hacia los puertos colombianos de Barranquilla y Cartagena, sobre el Caribe, para Nicaragua y Honduras, Belice y México.

El cobro mínimo por cada migrante ilegal supera los siete mil dólares.

Quienes no tienen el dinero suficiente llegan con traficante sólo hasta Brasil y de ahí se las arreglan “como pueden”, narró Kamal a los medios locales en un atropellado inglés que le sirvió para explicar brevemente su situación al ser atrapado por el INM. Su primo Hassám alcanzó a escapar a salto de mata.

“Probablemente Hassám ya está en EEUU”, especula Moyses  Zúñiga, un fotógrafo local especializado en temas migratorios que estuvo en el lugar de los hechos.

Recuerda que Kamal–de 20 años- narró que habían emprendido viaje por mar y tierra en 2013 con poco más de 10,000 dólares que se volvieron nada cuando fue capturado.

El INM  no han dado detalles del caso.

“La crisis migratoria de Bangladesh y Myanmar causará un mayor flujo de migrantes de estas regiones a México como país de tránsito, aunque, por azares del destino, algunos se quedan internándose principalmente en zonas de alto riesgo como el barrio bravo  de Tepito, en la capital del país”, comenta María García de la organización binacional migrante “Aztlán”.

Los estados donde han sido localizados los africanos son: Tlaxcala, Sinaloa, Nuevo León, Coahuila, Distrito Federal y Chiapas.

Las mafias mexicanas y centroamericanas han comenzado a involucrarse con las redes africanas. El pasado 6 de mayo, el hondureño Franklin Santa María, de 29 años, fue arrestado en Tapachula por autoridades mexicanas en colaboración con la Sección de Investigación de Inmigración y Aduanas (ICE) cuando transportaba a 13 indocumentados de Bangladesh y Pakistán.