El shock y el manejo de la economía

Los neoliberales en México pueden estar propiciado un shock político que les permita implantar el económico

Guía de Regalos

El shock y el manejo de la economía
Tal vez no es casual que la violencia se concentre en zonas clave para ciertas actividades como el gas y para la cual se construye una fuerte infraestructura.

La doctrina del shock consiste en aprovechar una tragedia para lanzar decisiones económicas radicales, según Naomi Klein, facilita las condiciones para privatizar, desregular y recortar el gasto social.
Cuando se presenta (un terremoto, un tsunami, un golpe de estado) la gente se aterroriza y paraliza y se vuelve vulnerable, de tal manera que los gobiernos y las oligarquías se aprovechan para impulsar decisiones que los benefician a sí mismos.
Algunos de estos casos incluyen a Pinochet que aprovechó su golpe de estado para eliminar a sus opositores e instaurar un programa económico neoliberal y a Suharto que eliminó a cientos de miles para entregar la economía del país a empresas multinacionales.
México está jugando una parte importante de este proceso. Colocó al Ángel de la Dependencia (Gurría) en la Organización Mundial de Comercio, que con el FMI dan una férrea lucha por la privatización y la eliminación de programas sociales. Esto explica el caso de Grecia, que se resiste a que empobrecer a su sociedad.
Los neoliberales en México pueden estar propiciado un shock político que les permita implantar el económico. A partir de este enfoque, podemos considerar que la guerra contra el narco de Calderón y que Peña sigue casi sin cambio fue el factor que aterrorizó a la sociedad y la paralizó para que entrara el shock económico (reformas estructurales). Tal vez no es casual que la violencia se concentre en zonas clave para ciertas actividades como el gas y para la cual se construye una fuerte infraestructura, este es un arco que va desde Ciudad Juárez hasta Tamaulipas.
Tal vez no sea casual que los gobiernos se crucen de brazos ante la violencia que vacía territorio (Guadalupe en Chihuahua y zonas en Tamaulipas), para al “pacificar” la zona, las empresas puedan llegar sin obstáculos. El miedo eliminará la protesta contra el fracking que afectará reservas de agua subterránea. La tragedia de los desplazados es una medida necesaria para la nueva etapa del capitalismo.
Esto explica el optimismo de Videgaray con los indicadores de caída económica porque preparan las condiciones para la catástrofe mexicana que permitirá en un gran saqueo de los recursos nacionales (petróleo, gas y agua) y en la mercantilización de espacios urbanos y zonas turísticas (como sucedió en Indonesia). La estrategia de control pasa por la construcción de la policía nacional y los militares en la calle.
Hay beneficiarios presentes y futuros del shock. Están los relacionados al negocio de la seguridad y la guerra. Empresas que venden servicios de seguridad y la exportación de armas, el mundo se ha convertido en una zona de guerra.
Los privatizadores prefieren dejar a los desplazados en sus lugares de origen para ofrecer salarios bajos y mano de obra abundante.
Se avecina una época de turbulencia y represión, que agravará el miedo. Qué sucederá con los resquicios de libertad.