Hispanos mayores son más obesos y sedentarios

Los adultos de la tercera edad de origen latino tienen peor salud que otros grupos demográficos en EEUU
Hispanos mayores son más obesos y sedentarios
El 31.7% de los hispanos mayores son obesos a diferencia del 25.3% de los blancos no hispanos.
Foto: Archivo

Para el año 2040 la población hispana de la tercera edad se duplicará y representará el 15% del total de personas mayores en Estados Unidos. Por ello, cuando se trata de la salud, es preocupante saber que los latinos mayores en este país están rezagados en diferentes áreas que los ponen en riesgo de sufrir enfermedades crónicas.

Según el reporte anual de United Health Foundation (UHF), el 31.7% de los hispanos mayores son obesos, a diferencia del 25.3% de los blancos no hispanos. Por otro lado, el 39.9% de los latinos de la tercera edad tienen un mayor índice de sedentarismo, en comparación con 32% de los blancos no hispanos.

Innumerables estudios médicos han demostrado que la obesidad predispone a las personas –especialmente a las mayores– a sufrir enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión, males cardíacos, derrame cerebral, problemas en los riñones y varios tipos de cáncer.

También, la obesidad puede causar discapacidad física debido al exceso de peso en las articulaciones y los huesos, y puede afectar las funciones cognitivas en los adultos mayores. Esto causa que las personas de la tercera edad con sobrepeso tengan más hospitalizaciones, realicen más visitas a las salas de emergencias y usen más servicios de salud ambulatorios.

Según el reporte de UHF, llamado “America’s Health Rankings Senior 2015”, en el estado de Nueva York el índice de obesidad de los hispanos es de 30.1%, comparado con un 24.9% de los blancos no hispanos. En California el índice de obesidad de los hispanos es de 28.6%, comparado con un 21.4% de los blancos no hispanos.

“La obesidad no sólo viene por el hecho de ser hispanos, sino por la dieta que tiene el latino al llegar a este país, que es alta en carbohidratos y grasas y baja en comidas naturales como la que tenían en sus países de origen”, aseguró Russ Bennett, vicepresidente de Latino Health Solutions de United Healthcare, compañía que realizó el estudio.

“Sabemos que los hispanos nacidos fuera de los Estados Unidos están más saludables y menos obesos que los nacidos aquí, pero al llegar a este país cambian sus hábitos alimenticios”, agregó Bennett.

Cuando se estudiaron los índices de inactividad por estado, el reporte encontró que los neoyorquinos de la tercera edad que son hispanos, tenían una tasa de sedentarismo del 40.4%, comparado con el 31.8% de los blancos no hispanos. Por su parte, los californianos de la tercera edad que son hispanos, tenían una tasa de sedentarismo del 35.9%, comparado con el 22.7% de los blancos no hispanos.

“La inactividad física se está viendo en todos los grupos de la tercera edad. La gente no está caminando o haciendo lo que debería de hacer para tener un mejor nivel de salud”, dijo el experto.

Aparte de la obesidad y el sedentarismo, los latinos mayores en EEUU, según el UHF, enfrentan otros retos como la falta de seguro médico, desconocimiento de cómo funciona el sistema de cuidado de salud, barrera del lenguaje, falta de acceso a cuidados preventivos, mala alimentación y alto uso de cigarrillos.

El tabaquismo sigue siendo uno de los grandes problemas de salud en las personas de la tercera edad. Otro es la insuficiencia o inseguridad alimentaria, por lo que muchas personas tienen un peso demasiado bajo”, informó Bennett.

Otro factor de riesgo, de acuerdo con la investigación, es el índice de pobreza que afecta a los hispanos de la tercera edad, que asciende a un 19.6% comparado con el 8% de los blancos no hispanos, factor que los hace más propensos a desarrollar enfermedades crónicas.

A nivel general, aunque el 24% de los hispanos mayores reportaron tener un estado de salud “muy bueno” o “excelente” en los últimos años, aún existe gran disparidad cuando se compara con el 44% de los blancos.

“Debemos cerciorarnos de que tengan seguro de salud y un médico designado que los reciba con regularidad. También que tengan alimentos nutritivos así como actividad física adecuada para su edad y estado de salud”, instó Bennett.

Para el año 2050 se espera que la población de tercera edad se duplique en EEUU.

Nueva York mejora

El reporte del UHF, que tiene como objetivo analizar los problemas de salud que más afectan a las personas mayores en Estados Unidos, encontró que entre los estados del país con mayor población hispana –aquellos que tienen un porcentaje más alto de latinos comparado con el promedio nacional de 17%–, Colorado se ubicó como el más saludable en el puesto número 8, seguido de Nueva York (en la posición 21), Arizona (22), Nueva Jersey (26) y Florida (27).

Los estados menos saludables para los hispanos mayores, de acuerdo al reporte, son Nevada (43), Texas (41), Illinois (37), Nuevo México (33) y California (29).

“Nueva York subió 11 lugares en la clasificación y pasó del puesto 32 al 21. Ello se debe a que cayó en 20% el número de adultos mayores que fuman. Otra cosa muy positiva es que la vacunación contra la gripe se incrementó en un 13% y la disponibilidad de trabajadores de salud que pueden ir a las casas se incrementó en un 14%. Esto es bien importante porque a nivel nacional el incremento fue sólo de un 9%”, informo Russ Bennett.

Otro factor que favoreció a Nueva York, explicó el ejecutivo, es que en comparación con California que se ubicó en el último lugar (50), en la implementación del programa SNAP (Supplemental Nutrition Assistance Program), Nueva York está en el segundo lugar en el uso de alimentación suplementaria.

Sin embargo, a pesar de estos avances, Bennett indicó que los latinos mayores en Nueva York siguen enfrentando grandes desafíos como la pobreza. “Uno de cada cuatro hispanos mayores en Nueva York vive en la pobreza. Eso es tres veces más alto que los blancos no hispanos y es la tasa más alta entre los 10 estados con mayor población hispana”.

Peor salud en California

“California cayó once puestos en la clasificación. Estaba en el lugar 18 y bajó al 29 porque se incrementó la inactividad física en un 28% y aumentaron los problemas de salud mental como la depresión en un 16%”, informó Russ Bennett.

“También se incrementó en el último año la bebida crónica o el alcoholismo en adultos mayores de 65 años, del 4.3% al 5.3%. Otro punto que ha afectado a California y del cual debemos estar muy atentos, es que los adultos mayores que tienen un proveedor de salud o un médico designado bajo del 95.5% a 93.3%. Esa es una situación que se tiene que corregir”, agregó.

Uno de los factores que afectó más negativamente a este estado, según indicó Bennett, es que en comparación con Nueva York que se ubicó en el segundo lugar, en la implementación del programa SNAP, California está en el último lugar (50) en el uso de la alimentación suplementaria.

A nivel general, el reporte de UHF nombró a Vermont como el estado con la población mayor más saludable del país, mientras que Louisiana se ubicó en el último lugar.

Estados más saludables

  • Colorado.
  • Nueva York.
  • Arizona.
  • Nueva Jersey.
  • Florida.

Estados menos saludables

  • Nevada.
  • Texas.
  • Illiniois.
  • Nuevo Mexico.
  • California.

www.americashealthrankings.org