Cómo las lluvias de El Niño acabarían con la sequía en California

El fenómeno meteorológico está tomando fuerza y podría generar una temporada invernal tan húmeda como hace tres décadas
Cómo las lluvias de El Niño acabarían con la sequía en California
Se pronostica lluvia para la urbe angelina toda esta semana.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Las tormentas que han inundado vastos territorios de Texas y Oklahoma, así como las bajas temperaturas que ha experimentado el Sur de California durante mayo, son indicios de que el fenómeno de El Niño está tomando fuerza y ofrece un rayo de esperanza después de tres años de sequía, según expertos en meteorología.
Así como ocurrió en las temporadas invernales de 1982-83, 1988-89 y 1997-98, cuando El Niño fue responsable de la abundante agua de lluvia que cayó sobre el Sur de California, los científicos creen que se repetirá el fenómeno meteorológico en el ciclo de octubre a abril.
Y eso podría ser el principio del fin de la sequía que azota a California.
Michael Anderson, meteorólogo del Departamento de Recursos del Agua de Califronia (DWR), declaró al diario Los Angeles Times que un buen año de lluvia puede ser suficiente para abastecer las represas y una buena parte de los mantos acuíferos.

reservoirconditions

Infografía: cdec.water.ca.gov

El fenómeno de El Niño es un cambio climático que se hace presente cada ciertos años y está relacionado con el calentamiento de las aguas del Pacífico que generan desproporcionadas precipitaciones pluviales en las costas del mismo océano.
El nombre está asociado a un fenómeno que los pescadores del norte del Perú detectaban cada cierto tiempo durante la época de las fiestas navideñas y la llegada del Niño Jesús, temporadas en que las aguas aumentaban su temperatura y bancos de peces desaparecían por la llamada corriente de El Niño.
Funcionarios del DWR estimaron en diciembre pasado que para acabar con la sequía se requerirían de 75 pulgadas de precipitación en Sierra Nevada, que es la mayor fuente de acumulación de agua en el estado.
Sin embargo, la temporada invernal para sólo dejó 35 pulgadas, muy por debajo de las 50 del promedio anual y de las 88.5 que hubo en el invierno de 1982-83 con El Niño.
Kelly Redmond, científico del Western Regional Climate Center, considera que para tener un año húmedo, casi siempre debe estar presente El Niño.
“Los inviernos más grandes, casi sin excepción, son inviernos de El Niño”, dijo Redmond al Times.
Sin embargo, el problema que ven los meteorólogos, es que después de un año de abundante lluvia, no hay razón para creer que no habrá otros años de sequía.

Por ello mismo, los expertos han sugerido que los esfuerzos por parte del Estado de conservar agua no deberían de cesar.

A comienzos de abril, tras haberse registrado el nivel de nieve acumulada más baja jamás en la historia de California, el gobernador Jerry Brown ordenó reducciones obligatorias de consumo de agua, obligando a residentes a reducir el consumo en 25%.

LEE ADEMÁS:

Paranoia xenófoba: Culpan a indocumentados por sequía en California

Si no reducen consumo de agua, pagarán hasta el triple por ella

La sequía pone en riesgo los sistemas de agua de LA