Indígenas de Michoacán piden ayuda al EZLN en su lucha contra Templarios

Indígenas de Michoacán piden ayuda al EZLN en su lucha contra Templarios

MÉXICO.- Los indígenas nahuas de la costa michoacana agrupados en la organización Defensa de los Bienes Comunales de Santa María Ostula solicitaron la solidaridad del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y el Congreso Nacional Indígena para frenar los ataques de supuestos miembros de los Caballeros Templarios que quieren sus tierras y otros bienes.

“Hemos encontrado en nuestra organización y autonomía la única vía para resguardar la integridad y seguridad de nuestro territorio”, explicó en un comunicado dirigido a los zapatistas que aún no tiene repuesta de apoyo.

Lea también: Jefe de Seguridad narra detalle a detalle enfrentamiento en Tanhuato

El pasado 25 mayo, Semeí Verdía, comandante en jefe de los comunitarios de Ostula –articulados como policías comunitarios (autodefensas), según la ley de usos y costumbres indígenas- fue atacado a balazos por segunda ocasión en seis meses por presuntos criminales que buscan hacerse de 78 hectáreas en las que se sospecha podría haber hierro.

La camioneta en que fue viajaba Semeí Verdía.
La camioneta en que fue viajaba Semeí Verdía.

Nuestras tierras son fuertemente ambicionadas por la empresa minera Ternium, corporación que extrae hierro de las montañas de la sierra indígena nahua desde el sur de Jalisco en la sierra de Manantlán hasta la costa de Michoacán.”, detalla la organización de comuneros que culpan a la compañía en asociación con templarios y políticos del intento de asesinato a su líder.

Una manta colocada en territorio de Santa María Ostula.

De manera personal señalan a Federico González Medina (alias Don Lico),” jefe de Plaza de los Templarios en la región”, y Mario Alvarez (alias El Chacal), “cabeza política del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la zona y de la organización criminal”.

Lea también: El reto de los 43 muertos en Michoacán

Este diario buscó sin éxito a ambos personajes.

Desde que la comunidad de Ostula y sus alrededores se levantaron en armas en 2009, 31 policías comunitarios han muerto y cinco han desaparecido, principalmente entre 2012 y 2013 cuando pelearon la tala de árboles para la explotación de madera conocida en la región como Sangualica y culparon a traficantes chinos en complicidad con los Templarios.