¿Por qué fue deportado un pastor hispano de San Diego?

Familiares alegan que el pastor no presenta ningún riesgo a la seguridad nacional
¿Por qué fue deportado un pastor hispano de San Diego?
Enrique Cervantes (izq.) ahora reside en Tijuana, Baja California, donde ayuda a iglesia locales.

San Diego.- Familiares de un pastor indocumentado que fue deportado recientemente acudieron hoy a las oficinas de la Patrulla Fronteriza en San Diego, California, para presentar la documentación necesaria y solicitar un permiso humanitario que le permita volver a la que fue su casa durante 35 años.

Acompañadas de su abogada, la esposa y tres de las hijas del pastor Enrique Cervantes, entregaron a las autoridades alrededor de cien cartas firmadas por miembros de la comunidad de San Diego.

No obstante, unos minutos más tarde de haber presentado un paquete de más de 400 páginas, un vocero de la Patrulla Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) salió para informar a la familia que el caso del pastor hispano no cumple con las directrices establecidas por el Gobierno federal para solicitar “discreción procesal”.

“La Patrulla Fronteriza ya ha considerado el caso del señor Cervantes para discreción procesal, sin embargo, su caso no cumplió con las directrices establecidos por el Departamento de Seguridad Nacional”, declaró el portavoz de la agencia federal, Payam Tanaomi.

Cervantes, padre de cinco ciudadanos estadounidenses, fue detenido la tarde del 25 de abril cuando ingresó por error a un retén de la CBP al este del condado mientras se dirigía a un retiro espiritual.

candice11P0514_1200x675_446127683656

Marisol Cervantes (izq.), su esposo Enrique Cervantes e hija. Foto: Captura NBC San Diego

Cuando los agentes se percataron de su estatus de indocumentado y de una previa orden de deportación, el hombre fue trasladado a una estación migratoria y horas más tarde fue transportado a Yuma, Arizona, de donde finalmente fue deportado a México.

Su abogada, Ginger Jacobs, criticó el hecho de que se le negó la petición de hacer una llamada telefónica, apenas meses después de que la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) lograra un acuerdo con el Gobierno federal que estipula que están obligados a cambiar sus prácticas e informar a los inmigrantes sobre el proceso de deportación, incluyendo el derecho a consultar con un abogado.

“Fue una sorpresa para mí, ver que aún después de este acuerdo, siguen haciendo las mismas cosas, porque uno pensaría que habrían sido entrenados para un mejor protocolo, pero aquí no fue el caso”, declaró Jacobs.

En noviembre de 2014, el Secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, emitió un memorándum a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en el que explica el ejercicio de la discreción procesal, que puede ser utilizado cuando la persona no representa ningún riesgo a la seguridad nacional, entre otros factores humanitarios.

La abogada especializada en inmigración dijo que su cliente tiene “uno de los casos para discreción procesal más sólidos que ha visto” y señaló que esperarán a que la solicitud sea propiamente evaluada por la agencia federal.

Como parte de la solicitud la familia pide considerar factores humanitarios, especialmente el impacto positivo que el pastor ha hecho en su comunidad, además de tomar en consideración que es el soporte de una familia en que la esposa padece diabetes y su hija más pequeña tiene Síndrome de Down.

Visiblemente conmovida, Marisol Cervantes, madre de cuatro hijas del pastor, insistió que seguirán luchando hasta que su petición sea escuchada y se permita el regreso de su esposo.

“No entiendo qué daño les puede hacer, pero no vamos a perder la fe”, dijo la esposa.

Por su parte, su hija Mayra Olson señaló que las cartas entregadas hoy fueron firmadas por miembros de la comunidad que conocen a su padre, y están dispuestos a apoyar para que éste vuelva a su vida como pastor y consejero.

“Estas son personas a las que mi padre ha impactado, inclusive si los conoció brevemente, son personas que nos dijeron que harán lo necesario para ayudarnos”, agregó.

Cervantes se encuentra ahora en Tijuana, Baja California, donde está ayudando a iglesias locales.

“Su fe es muy poderosa, que incluso aunque él no entiende y su corazón está roto, él todavía está fuerte y tiene fe en que tendrá otra oportunidad”, comentó su hija.

LEE ADEMÁS:

Obama se enfocará en defender la legalidad de DAPA y DACA

Demócratas exigen cierre de centros de detención para familias

Grupo conservador propone plan al Congreso para aprobar Reforma Migratoria

Alrededor de la web