Una cucharada del mismo chocolate

Pero el que el presidente de los Estados Unidos pueda ser frenado por un juez es impresionante

Hay muchos temas que pudieran tratarse el día de hoy, entre ellos, la rampante deshonestidad dentro de la FIFA, las grandes inundaciones en Texas, y los 6 segundos de pánico del tornado en Cd. Acuña en Coahuila, México; sin embargo voy a irme a algo que importa a muchísima gente en California

Solo mencionaré antes, por ser una tontería verdaderamente impresionante, el que una revista republicana en California haya publicado que la sequía en el estado se debe a los indocumentados. Le faltó decir que las inundaciones de Texas probablemente se deban a la misma causa.

Estoy en desacuerdo con la suspensión otorgada por un juez en Texas al programa de Obama que detenía las deportaciones de inmigrantes con hijos americanos, porque solo se trata de una medida política. Pero el que el presidente de los Estados Unidos pueda ser frenado por un juez es impresionante. Dudo que haya otro país en que esto suceda sin que se vuelva una catástrofe política.

Otro ejemplo por si acaso a usted se le ha olvidado fue el del vicepresidente Al Gore que ganó a Bush W. en número de votos con cerca de 300,000 pero un juez declaró victorioso a Bush, y Gore no recurrió a ningún otro procedimiento jurídico y perdió la presidencia.

Menciono estos dos ejemplos como muestra del respeto que en este país se le tiene al poder judicial.

Dicho esto, lo que debe entenderse en el problema migratorio, y en la resolución de ese juez, es que nada tiene que ver la razón ni el aspecto humanitario del caso. Es un enfrentamiento político entre republicanos y demócratas, en que los primeros se valen de cualquier acción que pueda hacer ver mal al presidente Obama. Las manifestaciones que están haciendo los inmigrantes, sus protestas, y sus peticiones se ahogan en esa lucha política.

En una entrevista la semana pasada que se le hizo a Martin Luther King III (hijo del famoso líder afroamericano), éste afirmó que la discriminación sigue existiendo y que ha tomado carácter distinto, pero que los republicanos no toleran tener un presidente negro y menos aún que éste sea el jefe máximo de las fuerzas armadas del país.

Los 26 estados que recurrieron a la corte para oponerse a la suavización de las medidas de deportación promulgadas por Obama, son precisamente aquellos en donde más se dieron los movimientos anti afroamericanos, y que en el caso de los latinos nos están dando una cucharada del mismo chocolate.

Recomiendo a los inmigrantes latinos no desesperar pese a que su situación no va a ser resuelta hasta que venga un nuevo presidente.