La hispana que reparte millones de dólares en Los Ángeles

La mujer ha ayudado a muchas organizaciones a florecer en el condado angelino

@AraceliMartinez

Margarita Ramírez, una angelina residente en el barrio de Boyle Heights, lleva más de 30 años como encargada de distribuir casi un millón de dólares por año a grupos comunitarios del condado de Los Ángeles que trabajan por avanzar la justicia social.

Esto ha sido posible gracias a su trabajo como subdirectora de becas en la fundación Liberty Hill, un organismo público no privado, creado en 1976, que recauda fondos tanto de individuos y otras fundaciones.

“El año pasado apoyamos a 35 organizaciones como CHIRLA, que trabajan por los derechos de los inmigrantes, de la comunidad LGBT, los trabajadores, justicia económica, ambiental, vivienda y educación”, explica Ramírez.

Dice que muchas fundaciones no dan becas como ellos a grupos locales que hacen trabajo con las bases. “No somos una organización de caridad sino una que trabaja por el cambio para ayudar en la solución de los problemas que enfrenta nuestra comunidad”, aclara.

Y precisa que una mesa comunitaria formada por organizadores, y no una mesa directiva como ocurre en la mayoría de fundaciones, decide sobre la entrega de fondos.

Fue precisamente su activismo y profundo conocimiento del movimiento de justicia social lo que llevó a Margarita a trabajar con Liberty Hill. Primero como parte de la mesa comunitaria.

Su activismo comenzó cuando junto con la líder sindical María Elena Durazo eran estudiantes de Estudios Chicanos. “Apoyamos MECHA (Movimiento Estudiantil Chicano de Aztlán), y nos involucramos en el Centro de Acción Social Autónomo Hermandad General del Trabajo (CASA) para trabajar por los mexicanos en este país. Nuestro logo era un pueblo sin fronteras. No reconocíamos fronteras y tratábamos de unir a nuestros pueblos”, dice. Más tarde se hizo organizadora.

Hija de padre mexicano y madre texana, dice que le da mucho ánimo ver el trabajo que hacen los grupos en sus bases. “Muchos me preguntan por qué tengo tantos años en la fundación, desde 1981, y ha sido porque es muy gratificante ver los éxitos de los grupos que apoyamos“, comenta.

En mayo pasado, la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes (CHIRLA) entregó un reconocimiento a Ramírez por su contribución al bienestar de la comunidad inmigrante.

LEE ADEMÁS: