La graduación de un niño invisible

Edgar Muñoz escribe el blog "La Huella"
La graduación de un niño invisible
Pascual Callejas.

El viernes 29 de Mayo se llevó a cabo la graduación de la preparatoria “Mason High School”, donde uno de los alumnos es Pascual Callejas, un estudiante inmigrante que acaba de dejar de ser un niño doblemente invisible. El evento es para lanzar birrete, gozar de juegos pirotécnicos y hasta cañonazos de salva en el estadio “R. Clinton Schulze”. Pero más allá del protocolo, es de particular importancia para el joven Pascual porque el evento representa un momento histórico ya que ahora podrá continuar sus estudios. Su caso ahora se convierte en el estandarte de más de 2 millones de personas que se presumen viven en Estados Unidos con la doble invisibilidad.
Pascual llegó a Estados Unidos a un año de edad junto con sus dos hermanos, Thomas de 3 y Siria de dos, en los brazos de sus padres, quienes no tenían para darles de comer en un rancho de Querétaro. Ante la pobreza extrema que los envolvía, Pascual nació con una partera o comadrona en una choza y jamás fue registrado para obtener un acta de nacimiento, lo que le desataría toda una cadena de desgracias por su invisibilidad en territorio estadounidense.
Los papás de Pascual, como muchos otros padres de familia que han traído a sus hijos a Estados Unidos de manera ilegal, nunca se percataron que al no registrar el nacimiento de sus hijos en México los privarían de uno de los derechos básicos del ser humano; es el derecho a la identidad.
Por eso es que la graduación de Pascual es muy significativa, porque podrá continuar sus estudios al dejar de ser un niño doblemente invisible. ¿Y cómo lo logró? Gracias a la intervención de Karen Mercado de Be Foundation y a la excandidata presidencial de México, Josefina Vázquez Mota, quienes consiguieron que el gobierno de Querétaro le otorgara un acta de nacimiento extemporánea.
Este documento tan simple, un acta de nacimiento, le cambió radicalmente la vida a Pascual, ya que es un brillante estudiante y al regularizar su situación migratoria a través de DACA (acción diferida para los que llegaron siendo niños), no tardaron en llegar las becas de tres universidades en Texas para tenerlo en sus filas, entre ellas, la de la Universidad de Angelo State University.
Pascual de 18 años de edad, es el vivo ejemplo de lo que se puede lograr con miles de niños doblemente invisibles en Estados Unidos. México debe permitir las actas de nacimiento extemporáneas en el extranjero. Las víctimas no pueden viajar a territorio mexicano porque serían detenidos en la frontera de regreso a Estados Unidos al ser considerados indocumentados.
La graduación de Pascual marca el camino para los doblemente invisibles, no sólo para salir de la oscuridad que es su derecho, sino para poder continuar con su sueño en Estados Unidos. Un sueño que en ocasiones se ve truncado sin tener culpa por la falta de un acta de nacimiento. Por eso hay que lanzar cohetes y cañonazos de salva para festejar con honores la graduación de Pascual Callejas.