La muy común crisis de la mediana edad

Algunas personas se deprimen al sentir que la vida se les va y no cumplieron sus metas. ¿Cómo afecta y cómo se supera?
La muy común crisis de la mediana edad
En las mujeres se producen cambios físicos y emocionales durante la crisis de la mediana edad.
Foto: Shutterstock

Deprimidas, vacías y hasta rebeldes. Así se sienten algunas personas al entrar a los 40 o 50 años de edad. Estos estados emocionales no son raros en esta etapa de la vida. Se trata de la llamada crisis de la mediana edad, la cual, según la psicoterapeuta Anabel Castrezana, se define como “un período de reflexión, revaluación y transición personal en el que se pueden experimentar cambios físicos, emocionales y sociales”.

“Algunos la llaman la ‘segunda adolescencia’ por el hecho que es un periodo de cambios que por lo general se presenta entre los 40 y 55 años de edad”, detalla la profesional de la salud mental, vinculada a Kaiser Permanente, Santa Ana (California).

Para algunas personas, la crisis de la mediana edad se transforma en una etapa de cuestionamiento personal, que llega a causar una autoevaluación de lo vivido y a generar una lucha por encontrar un nuevo significado y propósito de vida, dice Castrezana.  El proceso puede producir una inestabilidad emocional, que genera ansiedad, estrés y depresión.

¿Quiénes son los más susceptibles?

Es difícil definir qué tipo de persona es más susceptible a sucumbir negativamente este tipo de crisis emocional, acentúa la experta, pero lo que sí está claro es que afecta de manera diferente a cada individuo.

“Sabemos que depende mucho del tipo de personalidad de la persona [optimista o pesimista]; su estado de salud física y emocional; la buena o mala relación que lleve con su pareja; ciertos acontecimientos o circunstancias [el fallecimiento de uno de los padres u otro ser querido]; el abandono del hogar por parte de los hijos o un revés profesional. Todos estos factores influyen en la forma como la persona sobrellevará el período de la mediana edad”.

Las personas positivas, resilientes y seguras de sí mismas tienden a responder mejor ante esta etapa de la vida.

Las mujeres frente a esta clase de crisis

En las mujeres este tipo de crisis tiende a ocurrir al mismo tiempo que se da la menopausia.  “Muchos de los cambios que experimentan las mujeres son físicos y emocionales, que están vinculados a los cambios hormonales que ocurren en este período de la vida. Ellas ponen un énfasis es su apariencia física”, detalla Castrezana.

Los hombres, por su parte, experimentan cambios sociales y emocionales.  “Algunos hombres tratan de comprobar su masculinidad, buscan maneras de descargar su vitalidad, hacen cambios significativos y drásticos que afectan su vida cotidiana. Y otros hacen la reflexión del ‘hubiera’, usando para todo la famosa pregunta de ‘¿cómo hubiera sido mi vida si…? ’”, ahonda la entrevistada.

Áreas de la vida que se afectan

Durante el proceso de la autoevaluación (que como se dijo inicialmente puede generar ansiedad, estrés y depresión), Castrezana dice que por lo regular se ven afectadas las siguientes áreas de la vida:

  • El matrimonio. Este período de la vida puede ser una oportunidad para revitalizar el amor en la pareja o puede transformarse en una amenaza.  “Si hay una persona en la pareja que no está satisfecha, esta etapa de la vida puede ser de gran peligro para la relación matrimonial”, acota Castrezana.
  • La vida laboral. Querer cambiar de carrera o dejar de trabajar para regresar a la escuela son dos aspectos que se dan durante esta crisis. “Los optimistas tratan de hacer cambios laborales y entrar en algo que quizás antes no tuvieron la oportunidad de hacer, mientras que los pesimistas hacen un inventario de lo que no pudieron hacer, una actitud que puede llevarlos a la depresión, frustración y ansiedad”, asegura la experta en comportamiento humano.
  • La seguridad personal. Algunas personas al entrar en la mediana edad toman riesgos o participan en actividades atrevidas que quizás antes no las hubieran hecho antes.
  • El aspecto físico. Querer cambiar la imagen, la forma de vestir y el peso.
  • El entorno social. Dejar viejas amistadas por personas con las que comparten sus nuevos intereses.

¿Cómo manejar o superar la crisis?

Para superar o manejar este tipo de crisis, que puede afectar negativamente todos los aspectos de la vida cuando no se puede controlar, la psicoterapeuta Anabel Castrezana aconseja:

  • Enfocarse en los aspectos positivos que la vida ha dejado hasta el momento.
  • Mantener una actitud positiva con la vida, el futuro y valorar lo vivido en lugar de querer recuperarlo.
  • Valorar lo que se tiene y el esfuerzo que nos ha costado conseguirlo: pareja, hijos, amigos, trabajo.
  • Tomar conciencia de lo que está sucediendo y no tratar de ignorar o suprimir los cambios.
  • Disfrutar los logros que se han podido conseguir y no estresarse por lo que ha quedado pendiente.
  • Hablar con la pareja sobre cómo se está sintiendo y buscar entre ambos el balance que se necesita para sobrellevar la crisis. Si esto resulta difícil, como lo es para muchos, hay que buscar ayuda profesional.  “Un psicoterapeuta siempre puede ayudar a evaluar y maximizar esta etapa de la vida”, concluye Castrezana.