A voto el alza en tarifas a residentes de LA más gastadores de agua

Municipalidades a lo largo del estado intentan reducir el consumo de agua

Nuevas restricciones de agua entraron en vigor el lunes 1 de junio, y Los Ángeles está por decidir cómo hará cumplir a aquellos municipios que más despilfarran agua en el Condado.

La Junta de Supervisores del condado de Los Ángeles decidirá hoy sobre la imposición de alzas de entre 100 y 200 por ciento en las tarifas del agua para residentes del condado que no recorten su uso en un 32 por ciento en el Valle del Antílope, y 36 por ciento en Malibu, Marina del Rey y Topanga Canyon. De igual forma, los habitantes de Acton, Kagel Canyon, y Val Verde deben recortar su consumo en un 25 por ciento, o enfrentarán el incremento en tarifas en sus cuentas de agua.

Las tarifas no cambian si la persona consume menos de esos objetivos. Y la base de consumo será el uso promedio de agua de un residente antes de que se emitiera la orden de conservación ante la sequía.

Si el residente se pasa de ese límite, el cargo extra será de un 100 por ciento. Si el cliente sobrepasa eso en un 15 por ciento, tendrá un cargo extra de 200 por ciento, detalla el plan que discutirán los supervisores.

El condado de Los Ángeles administra sus propios distritos de agua en varias áreas rurales, así como en Marina del Rey, Malibu y Lancaster.

 

Otras municipalidades

Ante nuevas reglas impuestas este lunes por el Estado para reducir el consumo de agua, ciudades en el Sur de California intentan cumplir con ellas.
El Concilio Municipal de Pasadena organizó una audiencia pública el lunes por la noche donde discutieron elevar el nivel de emergencia por la sequía, que incluiría limitar la cantidad de agua que los residentes pueden usar para sus jardines.
Como parte del plan, los residentes solo podrían regar sus jardines dos veces a la semana durante los meses de primavera y verano, en vez de los tres días actuales.
El Estado requiere que Pasadena reduzca su uso de agua en un 20 por ciento.
La ciudad de Burbank también se ha autoimpuesto el “Desafío de mil millones de galones”, una campaña bajo la cual la municipalidad intenta alcanzar la reducción del 28 por ciento en agua que le ha impuesto California.
De no cumplir con este mandato, autoridades municipales dicen que enfrentan multas de $10,000 por día.
También San Bernardino está pidiendo a sus residentes cortar en mitad la cantidad de agua para sus jardines, ya que la ciudad debe reducir su consumo del líquido entre 24 y 36 por ciento.
Esta tarde, la Junta de Administración de Agua de California ofrecerá un reporte sobre cuánto redujó el estado en el mes de abril, cuando el gobernador Jerry Brown anunció la imposición del 25% en la reducción del consumo del líquido en el estado.

LEE ADEMÁS:

Entran en vigor nuevas restricciones de agua en California

Cómo las lluvias de El Niño acabarían con la sequía en California

Paranoia xenófoba: Culpan a indocumentados por sequía en California