Nuestros barrios: Pacific Boulevard, como volver a casa sin salir del país

Uno de los lugares más latinos del Sur de California sigue vivo pese a los vaivenes de la economía
Nuestros barrios: Pacific Boulevard, como volver a casa sin salir del país

Uno de los lugares más llamativos de Huntington Park es Pacific Boulevard,  esa área comercial famosa por sus tiendas que ofrecen al visitante lo que no podrían encontrar en otro lugar: un ambiente 100% latino en el Sureste de Los Ángeles.

Y pese a que el flujo de comerciantes ha bajado considerablemente,  quienes necesiten comprar un vestido de quinceañera,  una camiseta del Tri, enviar dinero a su país o deleitarse con los platillos que ofrecen los distintos restaurantes latinos, puede tener la seguridad que lo encontrará sin problemas.

La zona más transitada de Pacific Boulevard se extiende poco más de una milla desde la esquina de la avenida Florence, hasta la avenida Gage.

Cuando se recorre todo el bulevar, el visitante o residente vive la sensación de estar en una calle de su país, especialmente en México, con el ambiente familiar que encuentra en su lugar de origen. Es como volver a casa sin salir del área de Los Ángeles.

“Aquí siempre se encuentra de todo. Es solo cuestión de buscar”, dijo Araceli Zepeda, quien tenía unas 4 horas recorriendo el bulevar para comprar un vestido para una boda. “Cuando uno quiere algo bueno hay que tomarse el tiempo, ¿verdad?”.

A otros, como Teresa Sandoval, caminar por el bulevar le sirve de distracción y de pretexto para salir de casa.

HUNTINGTON PARK

“En veces salgo a comprar pero cuando no, me dedico a pasear”, dijo Sandoval riendo. “Cuando compro, consigo las cosas más baratas y más económicas que en un ‘mall’ [centro comercial]”.

Gente entrando y saliendo de las tiendas, observando las vidrieras o preguntando por precios a los vendedores de las calles es la actividad que florece a lo largo del bulevar. Los jóvenes se dedican a seguir a sus padres ya sea disfrutando de un helado o una bebida fría y escuchando música o hablando con sus amigos con sus celulares.

Así como hay quienes aprovechan el lugar para distraerse, otros como Ely García lo ven como una oportunidad para trabajar sin alejarse de casa.

“¿Para que ir a otro lugar si aquí hay bastante trabajo?”, dijo la joven de 20 años, mientras se afanaba para atender a varios clientes en la tienda de artículos para bodas y quinceañeras. “Tengo cuatro meses trabajando aquí y siempre hay bastante gente viniendo. Eso es bueno para nosotros”, añadió la joven.

Además de las opciones comerciales, Pacific Boulevard es escenario para el Carnaval de la Primavera que se celebra anualmente durante la primera o segunda semana de abril.

Durante tres días, seis cuadras del bulevar se cierran para ofrecer un evento con comida, música y entretenimiento para toda la familia. Un acontecimiento con más de 20 años de tradición y que atrae a más de 150 mil personas, de acuerdo con los organizadores.

HUNTINGTON PARK

El comercio ya no es el mismo

Pero hay quienes señalan que la economía ha afectado un poco el impulso comercial que se veían en otros años.

“Está muy sola. Antes había mucha gente pero ahora casi no hay nada”, dijo Pedro Paredes, quien trabaja en una joyería cerca de la esquina de Pacific y Florence.

Paredes considera que la construcción de centros comerciales en las cercanías de la ciudad es lo que ha ahuyentado un poco a la gente.

“Eso obliga a la gente a cerrar sus negocios. A veces abren y no duran mucho. No hay gente”, dijo Paredes, a quien le gusta Huntington Park porque consigue todo sin movilizarse muy lejos.

Es algo con lo que coinciden Jessie y Ana, dueños de una venta de jugos de fruta.

“Tenemos vendemos, aunque sea poco pero vendemos. Se ha puesto bien despacio y queremos que motiven más a la Pacific porque está bien muerto”, dijo Ana. Ambos tienen 15 años como comerciantes en el lugar

“La gente ya no viene a caminar como antes sino que viene a lo que tiene que hacer y se va. Eso lo hemos notado desde hace unos tres o cuatro años”, dijo Jessie. El joven atribuye el descenso a la apertura de un centro comercial en la esquina de las avenidas Alameda y Florence.

Pero aunque la situación económica y el progreso hayan afectado un poco el flujo de personas en el área, quienes se han ido de Huntington Park no lo olvidan fácilmente y regresan a hacer sus compras allí, aunque no vivan cerca.

“Aunque me mudé el año pasado siempre vengo porque aquí si encuentro todo lo que ocupo, como comida, zapatos, todo”, dijo Teresa Guardado. “En donde vivo ahora hay tiendas pero todo es caro por eso vengo para acá porque sé que venden ropa buena, hay tiendas, de todo”.