Nuestros lectores: Miguel Montañez

La Opinión le sirve para no olvidar su idioma natal

Aunque desde pequeño Miguel Montañez conocía La Opinión, no fue hasta que llegó a la edad adulta que comenzó a leerlo diariamente como lo hace desde más de 20 años.

“Recuerdo que estando más pequeño lo leía, pero comencé a leerlo más cuando llegué a los 18 a 20 años”, dijo Montañez, actualmente de 42 anos y quien trabaja en el área de admisiones de Los Ángeles Pierce College. “Me gusta mucho la política y los deportes”.

Montañez, cuyo padre es de Chihuahua y su madre de Veracruz, vive en la ciudad de San Fernando. Desde niño habló español y siempre ha querido mantener el idioma en forma, razón por la cual decidió convertirse en lector fijo de La Opinión a mediados de los 90.

“En aquella época me gustaba mucho como La Opinión hablaba de esos temas, especialmente de la política latinoamericana y los diferentes temas que estaban pasando aquí en Los Ángeles, especialmente la emigración y el movimiento laboral”, dijo Montañéz. “También me gustaba leer sobre los deportes, los equipos mexicanos de fútbol y los peloteros latinoamericanos que jugaban en la liga de béisbol de aquí”.

Montañéz lamenta que el diario ha eliminado secciones por razones de tamaño y espacio.

“Lo sigo comprando por costumbre pero desde hace tres años ha decaído mucho. Quiero mejorar y mantener mi español”, dijo Montañez.

Aunque también lee la versión web de La Opinión, prefiere tener el periódico en su mano.

“Quiero tener el periódico, poder leerlo, repasar lo que es importante. Con un periódico es como un libro. En la web se pierde mucho tiempo buscando los artículos”, dijo Montañez.