Otra derrota para Arizona

Las leyes antiinmigrantes en Arizona han ido cayendo una a una, lenta pero inexorablemente, por su peso inconstitucional. Esta semana le tocó a la Proposición 100, la cual prohibía la fianza a los indocumentados acusados de haber cometido un delito.

La iniciativa electoral de Arizona fue aprobada por los votantes en el 2006 en medio del furor contra los indocumentados que dominaba el estado. El mismo que iba producir años después la odiada SB 1070 gracias a la gobernadora Jan Brewer y el legislador Russell Pearce. La proposición 100, cuyo autor fue Pearce, está ahora en el cementerio junto a las cláusulas más restrictivas de la SB1070.

Los votantes de Arizona, al igual que los californianos con la Proposición 187, aprobaron una iniciativa punitiva hacia los inmigrantes. Como con la 187, los tribunales la consideraron inconstitucional, dejando en claro que si bien las mayorías mandan, eso no les da el poder de hacer lo quieran. El papel histórico de los tribunales ha sido, y es, proteger a la minorías de los excesos de las mayorías.

En este caso, seis integrantes de la Corte Suprema de Justicia se negaron a revisar el fallo del Noveno Circuito Federal de Apelaciones, que había declarado la Proposición 100 como una violación al derecho procesal al imponer un castigo, negar una fianza, sin haber sido juzgado. Hay crímenes serios, como homicidio en primer grado o violación, en donde se puede negar una fianza por una cuestión de seguridad pública, pero este no es el caso.

Aquí se trata de igual manera a quien robó un pedazo pizza que a un asesino solo por ser indocumentado. Eso no es legal, la preocupación de las autoridades de que un acusado no se presente en la fecha indicada no basta para prohibirle una audiencia para determinar si puede salir bajo fianza.

Para Pearce, Brewer, el sheriff Arpaio y muchos que piensan como ellos, los indocumentados no merecen justicia ni protecciones legales. Es como si su delicada situación migratoria los hiciera más objetos y menos humanos. El rechazo de los jueces es una estocada y un aviso para los antiinmigrantes de Arizona y del resto del país.