Realizan protestas en anticipación de reporte sobre muerte de afroamericano

Según diferentes fuentes, un reporte de la Policía indica que la muerte de Ezell Ford fue justificada

Guía de Regalos

Una protesta se realizará esta tarde frente a un mural pintado en el lugar donde murió el afroamericano Ezell Ford, muerto a tiros por agentes de la Policía de Los Ángeles (LAPD).

Esto, en protesta por el reporte del inspector general y el jefe del LAPD, que será dando a conocer este martes y que supuestamente indica que los agentes que dieron muerte a Ford—Sharlton Wampler y Antonio Villegas—actuaron de manera justificada, según informaron varias agencias noticiosas.

Según se ha filtrado, el reporte dice que el ADN de Ford se descubrió en los agentes, junto con rasguños aparentemente infligidos por Ford en las manos de los policías y en la cartuchera de la pistola de un agente.

El caso

La familia de Ford, de 25 años al momento de su muerte, han presentado una demanda de 75 millones de dólares contra la ciudad y un litigio de derechos civiles contra la entidad policial y los dos agentes que le dispararon.

“Los agentes que cometieron este acto atroz han perjudicado el uniforme que llevan”, dijo Steven Lerman, abogado de la familia de Ford, en una conferencia de prensa previa.

La demanda dice que los agentes Wampler y Villegas infringieron los derechos civiles de Ford la noche del 11 de agosto de 2014 cuando le dispararon múltiples veces en la espalda a pesar de que el fallecido les hizo caso y se echó en el pavimento. El litigio dice que las acciones de los agentes violaron la Cuarta Enmienda de la Constitución porque Ford no estaba cometiendo ningún crimen y estaba siguiendo las órdenes de los policías.

Ford fue muerto a tiros en la cuadra 200 al oeste de la calle 65. En ese lugar se pintó un mural en su honor.

Ford, quien sufría de esquizofrenia y desorden bipolar de acuerdo a su familia, no portaba armas cuando fue confrontado por Wampler y Villegas afuera de su casa en el Sur de Los Ángeles. Mientras que los agentes alegan que Ford se resistió e intentó quitarle el arma a uno de ellos, algunos testigos han dicho que el fallecido no opuso resistencia y que le dispararon por la espalda.

Wampler, quien ha sido parte del LAPD por 12 años y Villegas, que tiene ocho años con el Departamento, fueron reasignados a tareas administrativas luego del tiroteo.

La muerte de Ford provocó protestas y pedidos de investigación por uso excesivo de fuerza por parte de agentes de LAPD.

La autopsia de Ford reveló que recibió tres disparos—en el lado derecho de su espalda, su brazo derecho y en la parte derecha del abdomen. El reporte del Forense también indicaba que los disparos fueron hechos desde muy cerca y que Ford tenía marihuana en su sistema.