Víctor Espinoza y American Pharoah ganan la Triple Corona

El jinete mexicano se abraza a la gloria en Belmont Stakes

Guía de Regalos

Víctor Espinoza y American Pharoah ganan la Triple Corona
Víctor Espinoza celebra la victoria en Belmont Stakes y la Triple Corona. Foto: Getty Images

Belmont Park, New York._ El potro tresanero American Pharoah se metió en la parte grande de la historia de la hípica al completar la hazana de la triple corona, después de dominar en un virtual punta a punta la tercera joya de la corona en la temida milla y media de Belmont Stakes.

Desde la misma partida, el ahora triplecoronado dictó la carrera y después de dos furlongs recostó su paso sobre la cuerda para mandar desde allí y escribir un pagina más a la mitología de la hípica que esperaba una tarde de estas desde hacia 36 años.

Sin problemas en la partida American Pharoah, iniciaba en el quinto carril, tomó posición para discutir la carrera y en los primeros tres furlons viajaba cómodo, sin embargo el vértigo que dictaba su enemigo previsible Materialy con la monta del boricua John Velázquez empezó a ser una seria advertencia. Por dentro y aferrado a su carril Mubtaahij (1) con Irad Ortiz mantenía su opción pegado al interior hasta que llegaría entonces el momento crucial de la carrera y que tantas veces había destrozado suenos en Belmont Park, y era el paso por la milla, justo donde la mayoría de caballos que habían corridor en Kentucky y Baltimore empiezan a perder gas y pagan el esfuerzo.

American Pharoah con la sabiduría explicita de Víctor Espinoza mantuvo el paso sin tratar de alejarse de sus rivales. El jinete parecía medir las fuerzas de los enemigos y a falta de 400 metros cuando Velázquez y Materially cedieron el segundo lugar lo soltó a correr.

Entonces desde la tribuna bajó un sonido de respiración contendida y todos empezaron a gritar Triple Crown… Triple Crown. Con locura, casi con demencia.

Asomando en la curva de cara a la ultima recta el tresanero apenas tuvo enemigos. Espinoza pegaba y miraba. Se tomaba tiempo y mientras los miraba más y más lejos, se comió los doscientos metros finales y pasó sin apuros por el disco de sentencia para romper la maldición de 36 anos y ganar la triple corona de la hípica.

Así lo vivieron en Santa Anita

American Pharoah, como otros trece caballos que contaron en esta pista historias de frustración había ganado el Derby de Kentucky y el Prickness Stakes de Baltimore, para desafiar la triple corona en Belmont, sin embargo la distancia, 400 metros mas larga y los rivales descansados que llegaban, planteban un obstáculo que parecía insalvable.

Víctor Espinoza, que tambien conocía de dos frustraciones, tras fallar en 2002 con War Emblem y en 2014 con California Chrome , tenía el secreto del brujo y condujo a American Pharoah a la triple corona, cuando ya todos miraban este logro como un sueno que había devorado a dos generacionesn de jinetes.