Les pagan la renta de casa a indigentes de LA en ‘probation’

El objetivo del programa es reducir la reincidencia delictiva al ofrecerles vivienda y servicios a los desamparados
Les pagan la renta de casa a indigentes de LA en ‘probation’

A quienes salen de la cárcel bajo la supervisión del Departamento de Libertad Condicional (Probation) y no tienen un lugar donde vivir les están pagando la renta de una vivienda.
Se trata de un nuevo programa administrado por el Departamento de Servicios de Salud (DHS) del condado de Los Ángeles con el objetivo de reducir la reincidencia delictiva.
El doctor Mitchell Katz, director del DHS, dijo a La Opinión que actualmente están pagando la renta de unos 300 exconvictos que no tienen casa.
“Sabemos que cuando estas personas son liberadas de prisión y puestas en la calle, casi de inmediato regresarán a los malos hábitos”, mencionó. “Pero si se les ofrece una vivienda digna donde pueden vivir y recibir servicios, las probabilidades de que cometan un delito son mucho más bajas porque no tienen muchas alternativas”.
El programa inició este mes y tiene un costo de $4.2 millones que provienen del presupuesto de Probation y de un fondo obtenido de la Fundación Conrad N. Hilton.
Los exconvictos en libertad condicional que se benefician de este programa son elegidos en base al riesgo que tienen de volver a delinquir por ser homeless o indigentes.
Dijo que están siendo alojados en una variedad de viviendas dependiendo de las necesidades de la persona, ya que algunas requieren servicios médicos y son enviados a centros de convalecencia o para el tratamiento de adicciones.
El costo por rentarles vivienda, consideró, no es mucho considerando que el condado de Los Ángeles gasta alrededor de $130 mil al año por cada reo.
El programa, denominado Breaking Barriers, establece el pago de renta total o parcial hasta por dos años, con el objetivo de ubicarlos en una vivienda permanente.
En el condado de Los Ángeles se estima que de los 8 mil reos puestos en libertad bajo la ley AB 109, alrededor de 1,400 no tienen techo.