¿Cortadas con la misma tijera?

Me preocupa ver como unas cuantas personas tienen tanto poder de hacer que sus fanáticos los imiten tanto

Guía de Regalos

¿Cortadas con la misma tijera?
La estrella de reality manifestó su apoyo incondicional a su padrastro.

Les confieso que anoche me quedé un poco preocupada y sorprendida. Me invitaron a una fiesta y en más de una ocasión me tocó voltear a mirar dos veces, ya que vi como a cinco mujeres muy parecidas a Kim Kardashian en cuestión de minutos y en la misma celebración. Chicas peinadas, vestidas, maquilladas y hasta caminando muy parecido a la conocida reina de las redes sociales.

Entiendo que la mayoría de mujeres queremos estar a la moda, pero ¿qué pasó con ser originales? Esta bien tomar los ejemplos de quienes saben de ropa y estilo, y tratar de ajustarlos al nuestro, pero, ¿convertirnos en ‘la réplica’ de alguien más? No estoy de acuerdo y me asusta verlo.

Fue tanta mi impresión de ver tantas ‘Kim Kardashians’ en la misma fiesta, que le pregunté a uno de los amigos hombres que estaba conmigo su opinión. Honestamente, pensé que ni se había dado por enterado y que no era un tema de caballeros. Sin embargo, se rió y me dijo “no tomaría a ninguna de ellas en serio”.

Seguí indagando y me explicó que uno de los atractivos más grandes que puede tener una mujer es su seguridad; el no pensar que necesita tantas capas de maquillaje para verse hermosa y el ser ellas mismas. Para él, una mujer que no esté contenta con ella misma, no podrá hacerlo feliz.

En muchas ocasiones, las mujeres asumimos que los caballeros no se fijan en esas cosas y que no caerían en cuenta que estamos tratando de imitar el “look” de alguien más. El hecho que no lo digan, no quiere decir que no les cruce por la cabeza el pensamiento de: “que chica tan linda, pero tan tontita o superficial”.

Antes de seguir hablándoles de este delicado tema, quiero confesarles que yo estoy a favor de las cirugías plásticas y de que una mujer cuide su físico. Yo trato de hacerlo. Pero, ya llegar a los extremos y querer ser como alguién más de pies a cabeza no solo me parece ridículo, sino también de cuidado.

Saliendo de la fiesta, me encontré a dos de estas chicas. Sus caras y figuras eran casi idénticas a la de Kim Kardashian. Sin yo haber dicho una palabra, un muchacho dijo en voz baja: “míralas, parecen cortadas con la misma tijera”. Como si hubieran hecho una copia con papel carbón.

Me preocupa ver como unas cuantas personas tienen tanto poder de hacer que sus fanáticos los imiten tanto. Me pregunto, ¿qué pensará Kim cuando sale a una discoteca y ve sus réplicas por todos lados? Deja eso a un lado, ¿qué piensan estas mujeres? El problema no es que quieran verse físicamente como alguien más, lo complicado viene cuando se empiezan a querer vivir la vida de alguien más,  y eso si que es imposible.

Desde ese día en adelante, me ha dado mucha curiosidad entender que pasa por la mente de un hombre cuando ve a una mujer común y corriente que quiere verse como alguien más. He caído en cuenta que el mensaje que están enviando es el incorrecto. Conozco a más de un amigo que no se atrevería ni a acercarse a saludar a una de estas chicas por temor a que estas mujeres no parezcan de carne y hueso, y que sus vidas sean regidas por lo que dijo o dejó de decir una de sus ídolos.

¿Y, tú? ¿Estás cortada por la misma tijera?

Espero sus comentarios,

Carolina Sarassa

@CarolinaSarassa

www.CarolinaSarassa.com