Francisco irrumpe en el debate sobre el medio ambiente

Cuando faltan pocos días para la publicación de su encíclica “verde”, el jueves, Francisco aprovechó ayer la oración mariana del Angelus para anticipar algunos datos básicos del texto, el más esperado en décadas y que ya provocó algunas críticas en Estados Unidos.

El documento papal, titulado “Laudato si, sobre el cuidado de la casa común”, según adelantó el Vaticano, no es sólo para los más de 1200 millones de católicos que hay en el mundo, sino que “está dirigido a todos”. Y será un llamado de atención y una invitación de la Iglesia Católica a un mayor cuidado y respeto por la castigada Tierra.

Al anunciar desde la ventana del Palacio Apostólico la inminente salida de su “carta encíclica sobre el cuidado de la creación”, el Papa invitó ayer a “acompañar este evento con una renovada atención a las situaciones de degradación ambiental, como también de recuperación, en cada territorio”.

Desde que decidió convertirse en el primer papa que se llama como San Francisco, el santo de los pobres, pero también el santo amigo de la naturaleza, fue evidente la preocupación del ex arzobispo de Buenos Aires en todo lo que tiene que ver con el cuidado del planeta, una asignatura pendiente en su país natal y en muchos otros países en vías de desarrollo.

Frases para recordar 

“Esta encíclica está dirigida a todos. Oremos para que todos puedan recibir su mensaje y crecer en la responsabilidad hacia la casa común que Dios nos encomendó a todos”

“Invito a acompañar este evento con una renovada atención a las situaciones de degradación ambiental, así como también de recuperación en cada territorio”

“Yo no sé si es todo [culpa del hombre], pero la mayor parte sí lo es (…) Creo que el hombre ha ido demasiado lejos (…) Gracias a Dios que hoy hay voces que lo están denunciado”

“Nuestra débil obra, aparentemente pequeña frente a la complejidad de los problemas del mundo, se incluye en la [obra] de Dios”