¿En proceso de contratación? Paciencia

Exámenes, entrevistas, chequeos y presentaciones están dilatando el tiempo que se tarda en empezar a trabajar
¿En proceso de contratación? Paciencia

La recuperación económica de la recesión está siendo lenta pero en los últimos trimestres las cifras indican que hay fortaleza en el mercado laboral y no solo se está creando empleo sino que además hay más ofertas de trabajo que en los últimos 15 años, 5.4 millones de puestos. Ahora bien, a la hora de encontrar empleo, las cosas siguen lentas y tener paciencia es una virtud porque los procesos de contratación se están haciendo cada vez más largos.  En concreto, según un estudio de Glassdoor, la aplicación de ofertas y demandas de empleo, desde que se abre una negociación para contratar a un empleado hasta que esta acaba transcurre una media de 22.9 días.

Esta fue la duración del proceso medio en EEUU el año pasado cuando hace cuatro años apenas se cerraba todo en 12.6 días. Si es un consuelo, Glassdoor ha encontrado que en otros países como Francia, Alemania y el Reino Unido, el promedio es incluso mayor. Canadá es el país más eficiente en este sentido.

¿Por qué?

La especialización de los puestos y las políticas de contratación están alargando los procesos. Según las conclusiones del estudio hecho por esta empresa, todo este tiempo que toma firmar un acuerdo de empleo tiene que ver sobre todo por los cambios económicos de los empleadores y las políticas de recursos humanos. Entrevistas ante paneles y no solo una persona, presentaciones por parte de los candidatos, exámenes de capacidades y, sobre todo, el aumento y un mayor celo en los chequeos de antecedentes laborales o de drogas están siendo más frecuentes que antes.

De hecho, los estudios de antecendentes se incrementaron del 25%  hace 10 años al 42% en 2014 y los de drogas se han incrementado un 23%, casi 10 puntos porcentuales.

Otra de las causas es que en algunos países “el mercado laboral empareja mejor a los ofertantes de empleo y los demandantes”, según explica el estudio. Es una cuestión cultural que tiene que ver con las regulaciones del mercado.

Este estudio, que está hecho desde la perspectiva de los candidatos a un trabajo, muestra que el periodo de tiempo que se espera antes de lograr un trabajo es mucho mayor en puestos relacionados con las administraciones públicas  (60.4 días como promedio) que con franquicias, por ejemplo (10.6 días). Quienes también tienen ante si un largo proceso son los candidatos a empleos en empresas de más de 100,000 empleados. En estas se puede estar entre 23 y 36 días como media en varios países antes de firmar o no un contrato.

La espera más larga

En general los trabajadores que más paciencia tienen que tener son los que aspiran no solo a la administración pública sino también a  puestos académicos, posiciones ejecutivas. En EEUU los que más esperan son los oficiales de policía (con más de 120 días) seguido de examinadores de patentes (87.6 días), asistentes de profesores y analistas de programación (51.8 días).

La espera más corta es para los trabajos más rutinarios y que menos capacitación demandan como los de marketing básisco (3.9 días), ventas al por menor (5.4 días) o camareros y meseros (5.7 días)