Averiguan perfil psicológico de rusa que cercenó a familia en Tijuana

Anastasia Lechtchenko mató a su madre y hermana discapacitada porque "eran brujas" argumentó la joven adicta a las drogas
Averiguan perfil psicológico de rusa que cercenó a familia en Tijuana
Anastasia Lechtchenko Masney.

México.- Anastasia Lechtchenko Gobarev, la joven de origen ruso que asesinó con una cuerda a su madre y hermana en Tijuana, decía de sí misma en la red social en la que estaba inscrita que “no estaba cuerda”, es decir, sin sentido, mal de la cabeza, loca, dirían algunos, pero, para las autoridades, su perfil sicológico aún es indeterminado.

“Se le harán estudios para el tipo de tratamiento que se le dará mientras dure su sentencia”, precisó la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Baja Californiam donde se encuentra detenida en el penal La Mesa en espera de un juicio en el que podrían darle hasta 50 años de prisión más lo que acumule por la gravedad del parentesco.

Anastasia, de 19 años, sorprendió a su madre Yuliya Maney cuando ésta se encontraba distraída en el sofá de su casa, el pasado 5 de junio, según las declaraciones que dio a la policía ministerial. Y luego fue contra Valeria, su hermana discapacitada de 12 años a quien también estranguló.

CRÓNICA DE MÉXICO

El argumento: “Eran brujas” y había que acabar con ese mal.

De acuerdo con información revelada por el diario El Universal, la chica tuvo después la frialdad de fumarse un cigarro e idear un plan –basado en información previamente recopilada de internet- para acabar con el hechizo del que supuestamente era víctima y por el cual tenía punzadas en el cuerpo.

Dejó enfriar los cuerpos para poder descuartizarlos y sacarle los ojos y luego fue a comprar bolsas de basura a una farmacia. “Le punzaba el ojo izquierdo”, narró la vendedora.

La asesina confesa de quien se rumora era adicta a la marihuana y las metanfetaminas fue detenida en las horas siguientes y luego liberada por una juez con el argumento de que la policía ministerial no le entregaba pruebas suficientes como la de ADN.

Fue recapturada hasta el pasado  viernes cuando deambulaba por el parque México de la colonia Playas de Tijuana, cerca de donde vivía con la madre y hermana. El padre, Igor Lechtchenko, un entrenador de gimnastas de quien Yuliya se había divorciado hacía años, omitió comentarios al respecto y confesó que no tenía contacto  con la hija.

Los padres de Anastasia se conocieron cuando ambos trabajaban en el Circo Ruso y decidieron establecerse en México, primero en San Luis Potosí y luego en Tijuana.