Guerrero no supera los 43, y ahora vive nueva jornada de fosas y desaparecidos

El estado de Guerrero no ha podido aún recuperarse del drama de los 43 estudiantes desaparecidos, y ahora vive una nueva jornada de violencia que incluyen más secuestros y nuevas fosas con cadáveres.
Distintos medios reportan hoy el secuestro de cuatro maestros y una alumna de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro); la desaparición de dos médicos; y se suma el hallazgo de hasta el momento siete fosas clandestinas y diez cuerpos en Acapulco; también, varias empresas han decidido dejar la entidad por falta de seguridad.
Este lunes, la Fiscalía General de Guerrero informó que personal de criminalística forense exhumó al menos 10 cuerpos de las fosas clandestinas localizadas en la parte alta de colonia Olímpica, en el puerto de Acapulco.
A esos hechos se suman al menos cinco homicidios perpetrados en hechos distintos que se suscitaron en ese mismo puerto turístico, entre domingo y hasta las 16:00 horas de este día.  Mientras, en las fosas clandestinas halladas ayer en la parte alta de Acapulco se habían exhumado diez cadáveres, aunque trascendió que el número de estas víctimas podría ascender a 15.
En este contexto, Zacarías Rodríguez Cabrera, presidente del Comité Ejecutivo de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servytur) de Iguala, Guerrero, informó que ante la inseguridad, la violencia, y la desconfianza que hay entre la comunidad empresarial en ese municipio, empresas como Volkswagen y Coca-Cola Femsa han determinado cerrar sus operaciones en ese municipio, informó el periódico El Financiero.
Lo mismo ha sucedido en los municipios de Arcelia, Chilpancinco y otras comunidades cercanas al estado de Michoacán, donde las empresas ya no entran.
Rodríguez Cabrera detalló que ya suman 40 establecimientos comerciales inscritos en la Cámara que cierran en Iguala.
El empresario aseguró que otro factor que ha golpeado a los negocios en esa entidad, es que no hay efectivo circulando, por lo que las ventas se han reducido hasta en un 40 por ciento.

“Desde los hechos del 26 y 27 de septiembre, no hemos podido recuperarnos ni recobrar la confianza de la ciudadanía, del consumidor, de los vecinos, comunidades e incluso municipios vecinos para que vengan hacer sus compras a Iguala, todavía existe cierta desconfianza”, declaró Zacarías Rodríguez Cabrera a diversos medios.

UNIVERSITARIOS SECUESTRADOS

El pasado jueves, cuatro profesores y un alumno de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), así como al menos dos médicos de del Hospital Básico Comunitario de Petatlán, desaparecieron en hechos distintos en las inmediaciones del Puerto de Acapulco.
Este fin de semana se confirmó que cuatro maestros y una estudiante de la UAG fueron secuestrados cuando se dirigían a Acapulco. Las cinco personas viajaban en un vehículo Chevrolet tipo Aveo gris, el cual fue puesto a disposición de la agencia del Ministerio Público de El Coloso.
El domingo, el Rector de la UAG, Javier Saldaña Almazán, declaró que preocupa a la universidad el secuestro de integrantes de esa comunidad, y solicitó al Gobernador, Rogelio Ortega Martínez, “meter el acelerador” en materia de seguridad pública, porque los guerrerenses lo que demandan es que haya seguridad y trabajo.

“Los familiares nos pidieron que nos mantengamos en sigilo […] para preservar su integridad, su vida, su seguridad y su salud”, puntualizó el Rector, e indicó: “vamos esperar los términos de ley”.

Las autoridades locales detallaron que a petición de la familia no intervinieron, puesto que hay negociaciones para el pago de un rescate.
El caso se conoció mediante redes sociales porque amigos de las víctimas han solicitado ayuda para reunir el dinero que los captores han solicitado para liberar a los secuestrados.
Las circunstancias del rapto se desconocen, la información que se ha difundido es que las víctimas salieron de Cuajinicuilapa rumbo a Acapulco, y en la carretera federal Acapulco-Pinotepa detuvieron su marcha para acudir a un festejo en el poblado de Las Vigas y después continuaron su recorrido a Acapulco, en ese momento fueron privadas de su libertad.

MÉDICOS DESAPARECIDOS

Ayer por la tarde, la Fiscalía General del Estado (FGE), por medio de la Unidad Anti Secuestro, inició una investigación por la desaparición de al menos dos doctores del Hospital Básico Comunitario de Petatlán.
La tarde de este lunes, poco más de 50 trabajadores del hospital guerrerense de Petatlán, marcharon en silencio por las calles principales de ese municIpio para exigir la presentación con vida de dos de sus compañeros que desaparecieron junto con otros dos hombres cuando regresaban de Chilpancingo el viernes, en Xolapa, en la zona rural de Acapulco.

“Sr. Gobernador lic. Rogelio Ortega Martínez el personal del hospital de la comunidad de Petatlán exige la aparición con vida de nuestros compañeros médicos”, “Los extraño amigos Xolapa regrésanoslos con vida”, “Queremos a nuestro compañeros vivos”, “Los estamos esperando”, se leyó en algunas de las cartulinas y lonas que portan en la marcha con fotografías de los médicos, dos de los cuales trabajaban en comunidades de Petatlán desde hace cuatro años.

Los doctores, enfermeros y empleados de la Secretaría de Salud salieron del hospital, marcharon por las principales calles del centro de Petatlán y cerca de las 2:30 de la tarde hicieron una parada silenciosa frente al Palacio Municipal.
Algunos trabajadores contaron que el viernes los doctores Marvin Hernández Ortega y Raymundo Tepeque Cuevas acudieron a Chilpancingo a realizar trámites en la Secretaría de Salud estatal para sus contratos, pero no regresaron a Petatlán, y se sabe que cuando volvían de la capital desaparecieron en el poblado de Xolapa, en la zona rural de Acapulco -donde ayer fue hallado el vehículo en el que viajaban, con disparos y casquillos percutidos de AR-15-.

EJECUTADOS EN ACAPULCO

Con estos asesinatos, en Acapulco suman, en lo que va del año, 340 víctimas de hechos violentos en los que podría haber estado relacionada la delincuencia organizada, y tan solo durante el viernes, sábado, domingo y lunes, 22 hombres y mujeres fueron ejecutados.
Al mediodía, un hombre fue asesinado por disparos en distintas partes del cuerpo en la calle Sindicato de la colonia Burócratas, en la parte alta del anfiteatro, y en el lugar las autoridades hallaron dos casquillos percutidos de calibre 9 milímetros y dos más de calibre 45, así como un narcomensaje en una cartulina que no fue revelado.
Además, dos hombres fueron ejecutados dentro de un departamento del edificio 25 de la etapa 45 de la unidad habitacional El Coloso, y en el ataque resultó herida una mujer que fue trasladada a un hospital.
Antes de las 8 de la mañana, un hombre fue hallado muerto dentro del río de La Sabana, en la colonia Arroyo Seco, y presentaba golpes en diversas partes del cuerpo.
En otros dos ataques en la madrugada, dos hombres fueron asesinados a balazos en el estacionamiento de una tienda Oxxo ubicada en la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo, a unos 30 metros de los arcos de entrada a la zona turística de Pie de la Cuesta, y otro más fue ejecutado en la zona de tolerancia de Acapulco, cerca de la calzada Pie de la Cuesta y la calle Aguas Blancas, donde apenas el viernes hubo otro homicidio.

GUERRERO, EL MÁS POBRE

En 2012, de acuerdo con cifras del Coneval, el 69.7 por ciento de los guerrerenses vivían en condiciones de pobreza. Lo que significa que más de 2 millones 442 mil personas eran pobres.
De ellos, el 31.7 por ciento se encontraba en situación de pobreza extrema, mientras que el 38 por ciento restante vivía en pobreza moderada.
El reporte de medición de la pobreza del Coneval detalla que el 21.7 por ciento de los habitantes de Guerrero es vulnerable debido a carencias sociales; el 2.3 por ciento por ingresos y tan sólo el 6.4 por ciento no es pobre ni vulnerable.
RECUADRO_POBREZA_01
En esa entidad, el 91.4 por ciento de la población registró en 2012 al menos una carencia social, y el 53.8 por ciento al menos tres.
Entre estas carencias destacan; el rezago educativo, situación en la que se encontraban más de 938 mil personas, mientras unos 889 mil guerrerenses no contaban con acceso a los servicios de salud.
También, más de 2 millones 752 mil carecían de acceso a la seguridad social. Más de un millón 169 mil vivían con carencias derivadas de la calidad y los espacios en sus viviendas, y unos 2 millones 068 mil carecía de acceso a los servicios básicos en sus casas. También, más de un millón 382 mil personas en Guerrero registró carencias por acceso a la alimentación.
Un 45.1 por ciento de los habitantes de ese estado vivía en 2012 con un ingreso inferior a la línea de bienestar mínimo.
Un estudio de México Evalúa, realizado de cara a las próximas elecciones, revela que tanto las constantes protestas magisteriales y la pérdida de un número importante de días de clase, han contribuido a la baja calidad educativa en Guerrero.
Detalla que los resultados de las pruebas ENLACE y PISA –que se realizan a los estudiantes de nivel básico de todo el país– confirman este diagnóstico.
De acuerdo con la prueba ENLACE, aplicada en 2013, el 89.9 por ciento de los alumnos de tercer grado de secundaria pública en la entidad tuvieron un nivel insuficiente o elemental en la asignatura Español, contra el 65.7 por ciento a nivel nacional, y 74.2 por ciento en Matemáticas, contra 62.9 por ciento a nivel nacional. En tanto, la Prueba PISA, aplicada en 2012, reportó que Guerrero tuvo los peores resultados en el país: en Lectura, el 69.3 por ciento de los alumnos se encontraba en el Nivel 1 de 6, o debajo de éste, contra 41.1 por ciento a nivel nacional. En Matemáticas, el 79.8 por ciento se encontraba en este mismo nivel, contra el 54.7 por ciento del resto del país.
La cifras del Observatorio Económico México, ¿cómo vamos?, la tasa de crecimiento en Guerrero al cuarto trimestres de 2014 fue de 4.8 por ciento, por debajo del 6 por ciento de la meta nacional por trimestre.
La entidad tampoco está creando los empleos necesarios. De los 2 mil 700 empleos formales necesarios por trimestre, se perdieron 799 empleos durante el primer trimestre de este año.
De acuerdo con la Subsecretaría de Empleo y Productividad Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), la tasa de desocupación de Guerrero es de 1.8 por ciento hasta marzo de este año.
Los datos indican que hasta el cuarto trimestre de 2014, la población en edad de trabajar en la entidad es de 2 millones 445 mil 691 personas, de las cuales la Población Económicamente Activa (PEA) es de un millón 438 mil 315 personas. Del total de la PEA, 30 mil 102 están desocupados.
En cuanto a la reducción de la pobreza Guerrero presentó un avance por debajo de la media, así como en exportaciones e informalidad.

… Y VIOLENTO

Durante toda la administración del ex Gobernador Ángel Aguirre Rivero, que inició el 1 de abril de 2011 y finalizó el 26 de octubre de 2014, a raíz de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero no ha dejado de ver crecer los índices de violencia.
Al cierre de 2011, en esa entidad se contabilizaron al menos 2 mil 158 asesinato, de acuerdo con cifras del SESNSP. En 2012, los homicidios ascendieron a 2 mil 310, siendo éste el año más violento del mandato de Aguirre Rivero. En 2013 se reportó una ligera disminución en este delito, y se contabilizaron 2 mil 087.
Al cierre del año pasado, bajo la administración de el Gobernador interino Rogelio Ortega Martínez, hubo unos mil 514 homicidios, y hasta el 30 de abril de este año se contabilizaron 627.
Esta entidad se ha mantenido con la tasa de homicidio más alta del país por cada 100 mil habitantes. En 2011 tuvo una tasa de 62.13 y en 2012 de 66.01 por ciento, la más alta que ha registrado el estado en la última década. En 2013, la tasa de asesinatos fue de 59.22 por ciento, en 2014 de 42.69 por ciento y luego de los primeros cuatro meses del 2015 fue de 17.57 por ciento.
En 2014, por tercer año consecutivo según datos del el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, el puerto de Acapulco fue el municipio con la tasa más alta de homicidios dolosos, con 69.6 por cada 100 mil habitantes. Seguido de la capital de Guerrero, Chilpancingo también con 62.95 por ciento.
De acuerdo con el análisis de México Evalúa, en el ámbito de la Seguridad Pública solamente el 18.9 por ciento de los guerrerenses se sentía seguros en 2014, mientras a nivel nacional el 24.9 por ciento de la población compartía esa percepción. Con lo que, Guerrero se ubicaba en el octavo lugar de los estados con menor percepción de seguridad.
En cuanto a la confianza en la Policía Estatal entre los habitantes de Guerrero, en 2013 sólo el 5.9 por ciento sentía mucha confianza en esta institución, una cifra muy por debajo del promedio nacional; sin embargo, en 2014, esta percepción mejoró pues el 15.3 por ciento de la población se dijo sentir confianza en los policías estatales.
Aunque el Centro de Análisis detalla que el levantamiento de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre la Seguridad Pública (ENVIPE) 2014 se realizó del 3 de marzo al 25 de abril de 2014, es decir antes de los hechos de Ayotzinapa que, junto con el reciente secuestro de más de 100 jóvenes trabajadores en Chilapa, posiblemente hayan cambiado la percepción de los guerrerenses en la materia.