Emergencia en Santiago de Chile: 5 formas de hacerle frente a la contaminación del aire

No se necesitan máscaras como las que aparecen en las películas de ciencia ficción, ni trajes especiales. Científicos le cuentan a la BBC cómo podemos evitar que la contaminación nos afecte.
Emergencia en Santiago de Chile: 5 formas de hacerle frente a la contaminación del aire
Santiago bajo el efecto del smog

La capital de Chile, Santiago, está desde hace días cubierta por una nube de smog*.

La mala calidad del aire y la fuerte concentración de material particulado fino -que se conoce como MP 2,5- han obligado a las autoridades a declarar el estado de emergencia medioambiental a comienzos de la semana.

Pese a la situación, los partidos de la Copa América que se juegan en dicha ciudad no han sido suspendidos.

Los jugadores no tiene otra opción que salir a la cancha, ¿pero qué puedes hacer tu si estás de visita o vives en Santiago o en cualquier otra urbe donde la contaminación del aire es un fenómeno frecuente?

El periodista Jon Kelly investigó cuáles son las mejores formas para hacerle frente.

En Reino Unido, por ejemplo, el Departamento de Medio Ambiente, Alimentos y Asuntos Rurales exorta a los adultos de la tercera edad y las personas con problemas pulmonares o enfermedades cardíacas a evitar hacer ejercicios extenuantes al aire libre.

Es una recomendación igualmente válida para cualquiera que experimente tos o silbidos en el pecho en momentos de intensa contaminación, indica el doctor Keith Prowse, consejero médico de la Fundación Británica del Pulmón. “Si la opción está disponible, ejercitarse en un gimnasio con aire acondicionado o en un salón deportivo es lo más recomendable”, señala el experto.

Debido a que las entradas de aire de muchos vehículos están en la parte frontal, los gases que salen del vehículo que está adelante suelen colarse y circular internamente, explica David Newby, profesor de Cardiología de la Universidad de Edimburgo.

“Si midieras el número de partículas (contaminantes) dentro del automóvil, te darías cuenta de que con frecuencia son mayores que las que hay afuera”, añade. “Lo mejor que puede hacer es bajar la ventana”.

“El peor lugar para estar es una calle muy congestionada con edificios altos a ambos lados. Se trata de un espacio realmente limitado”, dice Rob MacKenzie, profesor de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Birmingham. Tomar una vía alternativa puede hacer una diferencia significativa -explica el experto- y mejor aun si de paso se evita la hora de más tráfico.

Sácale provecho a las precipitaciones. “La lluvia elimina la contaminación del aire. El aire se vuelve mucho más limpio”, indica Newby. De hecho, funcionarios en Pekín han propuesto usar duchas artificiales para limpiar el aire del smog.

“Tus sentidos te indicarán que te encuentras en un lugar particularmente malo”, afirma MacKenzie. “Tus ojos reaccionan aguándose y tus pulmones responden produciendo una membrana mucosa”.

Si estás tosiendo y con los ojos llorosos debido a la contaminación, esas señales son muy obvias para que abandones ese lugar”.

*Esta nota fue publicada originalmente en abril de 2014 y ha sido actualizada.

 

Síguenos en Twitter

@bbc_ciencia