¡Viva ‘El Rey’!

LeBron James es el deportista más poderoso del país, pero también una de las figuras que más controversia causa
¡Viva ‘El Rey’!
LeBron James es el atleta más poderoso de Estados Unidos.
Foto: /Getty Images

Hay un solo atleta en este país capaz de crear un estallido social por anunciar que dejaría de jugar en el equipo de su estado natal.

Hay una sola figura capaz de polarizar a una nación que admira su grandeza deportiva, pero que rechaza sus desplantes de rebeldía.

Hay una sola persona capaz de imponer cantidades millonarias a las grandes corporaciones que lo quieren tener como la imagen de sus comerciales de televisión.

LeBron James es  “El Rey” de la duela, de la polémica y de la mercadotecnia en los Estados Unidos.

A sus 30 años de edad, el estelar jugador de los Cavs de Cleveland es el atleta más poderoso de este país.

El respeto que impone lo ha llevado a  convertirse en la figura central de un culto que se desvive por adorar sus hazañas y en objeto de una disidencia que goza narrar sus desventuras.

Desde que jugaba en el equipo de la escuela preparatoria de su ciudad de origen, Akron, Ohio, LeBron ya se perfilaba para ser el sucesor de Michael Jordan en la NBA.

Su leyenda inicia desde el momento en que sin tener que pasar por el filtro universitario, es elegido como la primera selección en el draft de 2003 de la NBA.

Los Cavs lo reclutaron para ser la piedra angular de la reconstrucción de una franquicia que siempre había vivido en la sombra del anonimato.

Por siete temporadas, LeBron hizo todo lo posible por darle a su equipo un titulo y en ese gran intento se convirtió en el jugador más dominante de la liga acuñando el sobrenombre de “El Rey”.

Adoptado como el orgullo de Cleveland, el jugador prendió la mecha de una bomba que literalmente hizo estallar a esa ciudad cuando en 2007 anunció que se iba a jugar con el Heat de Miami.

El anuncio, que fue hecho a manera de un programa especial transmitido por la cadena ESPN que mantuvo en vilo al país entero, encendió las pasiones de los aficionados de los Cavs, que al enterase de la noticia, salieron a la calle para tomar las principales avenidas metropolitanas.

Centenares de jerseys con el nombre de LeBron James y su número 23 fueron quemados en la vía pública mientras que aficionados encolerizados causaron destrozos en muchos negocios.

En 2014 LeBron optó por dejar Miami y regresar a Cleveland con la firme intención de terminar la tarea que inició más de una década atrás: darle un campeonato a la ciudad.

Aquí te presentamos algunas estampas que han contribuido a crear la imagen de quien hoy es  “El Rey” del deporte en Estados Unidos.

 Hombre de familia

Como esposo y padre de familia siempre ha dado una buena imagen y en repetidas ocasiones ha comentado públicamente que sus tres hijos son su máxima prioridad en la vida.

Espíritu filantrópico

Dedica buena parte de su tiempo en guiar una fundación caritativa que creó para atender las necesidades de los segmentos más desprotegidos de la sociedad, además de que destina muchos recursos en favor de la niñez.

Ave de tempestades

El asistir a los juegos de los Indios de Cleveland utilizando una gorra de los Yankees de Nueva York le trajo la crítica apasionada de sus detractores.

Rompe protocolos

Le dicen “El Rey”, pero no por eso tiene el derecho de romper los protocolos de  la verdadera monarquía. Cuando en una foto abrazó a la Duquesa de Cambridge, Kate Middleton, los flemáticos británicos se voltearon de cabeza al ver que un plebeyo tocaba  a su princesa.

Revolución mercadológica

Cada vez que Nike saca al mercado el nuevo modelo de tenis elaborado para LeBron, los aficionados hacen filas interminables afuera de las tiendas para adquirir los zapatos que alcanzan un precio de hasta los 315 dólares.