A la clase media tampoco le alcanza para pagar el alquiler

Una baja tasa de propietarios ha disparado la demanda por alquileres, y con ella los precios
A la clase media tampoco le alcanza para pagar el alquiler

En las manifestaciones en las que se están demandando salarios mínimos de $15 la hora una de las primeras quejas que se oye por parte de quienes perciben menos que eso es que es difícil pagar el alquiler y hacer frente al resto de los costos de la vida. Pero la subida, cuando y donde se produzca, puede que no ayude mucho con el cheque de la renta. Las familias de clase media también tienen problemas para hacer frente a sus costos con unos alquileres que el año pasado subieron por encima de la inflación.

Una de cada cinco personas que alquila y que gana entre $45,000 y $75,000 anuales en EEUU tiene que dedicar más del 30% de sus ingresos a pagar la renta, según el estudio hecho público ayer por el Centro de Investigación de Vivienda de Harvard correspondiente a 2015. Cuando se dedica este porcentaje a la vivienda se considera que hay presión financiera sobre las familias y estas tienen que cortar gastos en otros lados. Y este es el caso del 48% de los hogares de clase media en 10 grandes ciudades como Los Ángeles, Nueva York, Boston o San Francisco.

En el resto del país, con alquileres algo más bajos, el 22% de los hogares con ingresos máximos de $75,000 también se encuentran con dificultades.

Con todo, quienes más difícil lo tienen son el 80% que cobra el salario mínimo y trabaja a tiempo completo, es decir, los llamados trabajadores pobres con costos de vivienda que exceden el 30% de sus bajos ingresos.

En total, y según los cálculos de este informe anual, en 2013 casi la mitad de todas los americanos que alquilan han tenido mucha presión financiera y para un tercio esta ha sido severa (es decir, han dedicado más de la mitad de sus ingresos a la casa) lo que les ha obligado a recortar casi un 70% sus gastos en sanidad y un 40% en alimentación. En esta última situación se encuentra el 23% de los latinos.

El problema es que la demanda de alquileres es muy alta tras la crisis  y la oferta no es elevada, algo que se encuentra con unos ingresos medios que están a niveles de mediados de los noventa. Estos salarios, que dificultan hacer un pago inicial, “y el aún complicado acceso al crédito”, según el director de este centro de investigación de Harvard, Chris Herbert, han dejado en mínimos la tasa de propiedad de vivienda que ha caído al 64.5%. “El número de propietarios ha caído por octavo año consecutivo y la tendencia no parece que vaya a cambiar”, explica.

Paul Weech, presidente de NeighborWorks America, afirmaba que el mercado de la vivienda está afectado aún por un estress postraumático generado por la crisis y que afecta a la banca, a consumidores cautelosos y a jóvenes que tienen mucha deuda estudiantil, bajos salarios y quieren vivir en ciudades y no en suburbios.

Y ser propietario es algo más llevadero. El número de ellos que dedican el 30% de sus ingresos a pagos de hipoteca y costos asociados cayó en 2013 por tercer año consecutivo de los 40.9 millones del año anterior a 39.6 millones. El 25% de los propietarios está en esta situación.

¿Quién alquila?

Habitualmente son los solteros quienes más alimentan el mercado del alquiler. Ahora familias y gente de más edad también están optando por pagar un cheque mensual al casero. No son solo los mileniales, los mayores de 55 años han supuesto el 40%  del crecimiento del mercado del alquiler en los últimos 10 años, según el Joint Center for Housing Studies of Harvard University.