5 tendencias financieras que es importante controlar

Estas tendencias serán importantes en los próximos cinco años
5 tendencias financieras que es importante controlar
Realizar pagos en efectivo es la mejor manera de cuidar sus datos en la red.

Su plan financiero debe estar alineado con tendencias socioeconómicas más generales. He aquí algunas formas de controlar las cinco tendencias que creemos serán importantes para usted en los próximos cinco años.

  1. Su efectivo y sus cuentas de ahorro bancarias seguirán generando una rentabilidad prácticamente nula. La conjugación de una deuda global muy elevada, el envejecimiento de la población y el bajo precio de la energía obliga a muchos países desarrollados a reducir las tasas de interés de las obligaciones a corto plazo. Los países europeos están pagando tasas de interés negativas a los tenedores de títulos a corto plazo, lo que significa que éstos deben pagar un cargo para ser titulares de sus títulos de deuda.

El crecimiento económico mundial sigue siendo tenue y la Reserva Federal no tiene motivos fuertes para incrementar las tasas de interés significativamente en los próximos cinco años. Esto significa que los ahorristas y los inversionistas siguen obteniendo rentabilidades muy bajas por sus ahorros y carteras de renta fija.

Qué hacer: La marcada desventaja de esta tendencia es un incremento del riesgo y la volatilidad generales de sus carteras de inversión. Para obtener mejores rentabilidades, debe incrementar moderadamente las asignaciones a acciones globales y bienes inmuebles.

  1. La norma es el exceso de información. Gracias a la tecnología, los agentes de marketing inteligentes pueden orientar mejor las promociones de productos y servicios financieros a través de blogs, redes sociales y correos electrónicos. Ante tantas opciones de inversión y un acceso relativamente sencillo a productos competitivos, paralizarse en el análisis puede nublar su capacidad de decisión. Sin embargo, la creciente abundancia de información no ofrece un panorama real de su situación personal.

Qué hacer: Desactive las “cookies” de su navegador para evitar que lo bombardeen con anuncios publicitarios.

  1. El costo de invertir seguirá disminuyendo. El crecimiento de activos en fondos con cotización bursátil y fondos indizados de bajo costo sugiere que los inversionistas quieren comisiones más bajas. En el mundo de las inversiones, donde hay tantos factores ajenos a su control, reducir sus gastos es una forma inteligente de impulsar las rentabilidades. Pero el costo no es la parte más importante de una estrategia de inversión. El ahorro sistemático, la diversificación de las inversiones y la zona de confort con la volatilidad son factores que tienen más peso para generar seguridad financiera.

Qué hacer: En lugar de buscar comisiones bajas, elabore una estrategia de inversión adecuada que se alinee con sus objetivos.

  1. El seguro de vida se encarecerá. Como resultado de tasas de interés y rentabilidades de inversiones bajas, es probable que las compañías de seguro ganen menos con sus carteras lo cual, a su vez, genera incrementos en las primas de las pólizas de seguros de vida a término y entera. Las ganancias generadas por las primas y los resultados de la cartera de inversión son las principales formas en las que las aseguradoras acumulan capital, que luego utilizan para pagar los beneficios.

Qué hacer: Evalúe la posibilidad de adquirir un seguro de vida a término por el plazo más prolongado que le resulte razonable. Las pólizas de seguro de vida a término, a diferencia de las de vida entera y de las denominadas “permanentes”, no tienen un componente en efectivo y, por lo general, caducan después de una determinada cantidad de años. Por lo tanto, las pólizas de seguro de vida a término son más económicas.

Si desea un seguro de vida permanente, evalúe la opción de una póliza variable emitida por una aseguradora más económica, pero financieramente estable. Esto le permite asumir un riesgo de inversión moderado a largo plazo y hacer crecer la cuenta de inversión de la póliza.

  1. Hay más probabilidades de que le roben su información personal. No hay ninguna transacción electrónica que sea del todo segura. Desafortunadamente, no puede controlar del todo qué información personal brinda al usar tecnologías nuevas (como Apple Pay o la aplicación de Starbucks), ni tampoco puede garantizar la seguridad de la información de las compañías con las que opera, incluidos los proveedores de atención médica.

Qué hacer: Tenga precaución con sus actividades en línea. No abra archivos adjuntos inesperados. Apague su computadora cuando no la usa. Use distintas contraseñas (y actualícelas a menudo). Use una única tarjeta de crédito y una dirección de correo electrónico distinta para cada compra que realice en línea. Si bien la sociedad cada vez se vuelca más al uso de la tecnología, pagar en efectivo sigue siendo su mejor defensa.

– Allyn Hughes/AdviceIQ

Siga a AdviceIQ en Twitter, en @adviceiq.
Allyn Hughes es planificador financiero certificado de Brooks, Hughes & Jones en Tacoma, Wash. Se publicó por primera vez una versión más larga de este artículo en su blog  The Money Architects.
AdviceIQ publica artículos de calidad sobre finanzas personales, escritos por asesores financieros y editores de AdviceIQ. Clasifica a los asesores de su área por especialidad, incluyendo a pequeñas empresas, doctores y clientes de recursos modestos, por ejemplo. Aquellos que registran el mayor número de clientes en una determinada categoría de especialidad se clasifican en los puestos más altos. Asimismo, AdviceIQ examina los asesores clasificados de modo que sólo participen aquellos con historiales reglamentarios impecables. AdviceIQ fue lanzado el 9 de enero de 2012 por ejecutivos, editores y tecnólogos experimentados de Wall Street. En este momento, los inversionistas podrán ver muchas clasificaciones de asesores, si bien en algunas áreas se clasifican solo unos pocos. Consulte la clasificación con frecuencia, ya que miles de asesores son en este momento analizados por AdviceIQ. Aparecen nuevos asesores clasificados a diario.