7 tips para una fiesta de cumpleaños sin frustraciones

Si van a celebrar un año más de vida de tu pequeño, asegúrate de no crearle falsas expectativas
7 tips para una fiesta de cumpleaños sin frustraciones
No crees demasiadas expectativas en los pequeños sobre su fiesta de cumpleaños.

Cuando se aproxima el cumpleaños de alguno de los pequeños de la casa, algunos papás se desviven en la planeación de cada detalle del festejo; otros, en cambio, aunque la fecha del jolgorio esté en puerta, dejan un poco a la suerte la organización.

Eso sí, en lo que la gran mayoría puede coincidir es que en ocasiones no triunfa la alegría, sino que las pequeñas princesas o los fuertes superhéroes viven la fecha con frustración, cansancio o estrés, debido a las falsas expectativas que les fueron generadas.

Fred Rogers, autor de El libro de la paternidad responsable, Editorial Oniro, explica que algunos adultos generan tanta excitación en torno a las celebraciones que los niños acaban creyendo que son los días más especiales del año y que algo mágico sucederá, por lo que es posible que generen ilusiones que no se van a cumplir. Al llegar la fecha, las diferencias entre lo que el crío ha pedido y lo que su imaginación ha construido, hacen que vivan el día con algo de frustración.

Tips

El resultado de que la celebración sea o no exitosa para el pequeño no depende del presupuesto con el que cuenten los papás, tampoco del número de obsequios que se compren. Por eso es importante canalizar la energía para que los angelitos gocen de su cumpleaños al máximo, sin comprometer la estabilidad económica y lejos de la idea de que nada es suficiente.

Fred Rogers comparte algunos consejos para lograrlo:

  1. La anticipación es clave, pero en la noción del tiempo de los niño, uno o dos meses puede ser equivalente a toda la Era de la Creación, así que vayamos con pies de plomo en los tiempos que les transmitimos.
  2. Evitemos abrumar a los pequeños con los preparativos, es decir, seamos prudentes en las actividades en las que los involucramos.
  3. Hay que crear tradiciones familiares, son un regalo invaluable para los pequeños, así que reunirse, preparar comida especial, cantar juntos o adornar la casa, pueden convertirse en rituales que enriquezcan el momento y que por sí solos sean una fiesta.
  4. Si se cuenta con la posibilidad de elegir el sitio para el festejo, hay que inclinarse por uno en el que puedan estar los chicos seguros y se sientan con la confianza de jugar y desplazarse de un lugar a otro.
  5. Al momento de hacer la lista de invitados, hay que hacerlo en función de la edad de los niños y de la cantidad de personas que pueden acudir, para que la fiesta sea un festejo en un espacio de comodidad y no en una fiesta para los padres.
  6. Si los pequeños están agotados, hay que buscar el momento para que descansen o duerman, así como supervisar que coman. Lo importante es evitar que lleguen al límite de su energía y por ende, padezcan la fiesta.
  7. Es valioso que los niños sepan qué se puede y no comprar, y que además esto no va en función del cariño que sus padres les tienen, sino que también hay otros elementos como la edad recomendada, si se cuenta o no con espacio en casa para tenerlo o simplemente, si supera el presupuesto. Si éste es el caso, vale la pena que sepan que existen otros gastos por cubrir y con ello les daremo más elementos para reflexionar sobre los regalos y el cariño.

Fred Rogers sugiere no celebrar sólo los cumpleaños de los pequeños, también momentos que impliquen relevancia en su desarrollo como cuando aprenden algo nuevo, dominan alguna actividad con la que tenían dificultad o muestran una actitud distinta o responsable ante un suceso que les generaba una respuesta negativa, entre otros ejemplos.

La celebración brinda la oportunidad de fortalecer los vínculos familiares, reflexionar sobre las muestras de afecto y principalmente, hacerles saber cuánto los amamos.

– Floriane Baeza

Colaboración Fundación Teletón
“Sé responsable de tu destino”
celeste@teleton.org.mx