Error del réferi hace celebrar a Vargas, pero gana Bradley

Pat Russell creyó que escuchó la campana luego de que el mejor golpe del mexicoamericano puso a temblar a su rival en los segundos finales

El boxeo vivió la noche del sábado su momento bizarro de 2015, cuando el réferi de la pelea entre Timothy Bradley y Jessie Vargas escuchó la señal de los últimos 10 segundos del round y creyó que era el sonido de la campana.

Como eso ocurrió justo cuando Vargas, dominado casi toda la noche, había puesto a temblar a Bradley con su mejor golpe del pleito, se generó tremenda confusión en el ring, con el peleador mexicoamericano celebrando un aparente nocaut de película.

Minutos después, Pat Russell se dio cuenta de su error tras charlar con los oficiales alrededor del ring y el anunciador Lupe Contreras le aclaró al público que la pelea fue detenida anticipadamente por un error del experimentado árbitro y no porque hubiera decretado un nocaut técnico.

Los jueces anotaron la pelea 116-112, 117-111 y 115-112 en favor de Bradley (32-1-1, 12 KOs), quien obtuvo el campeonato interino de peso welter de la OMB tras una pelea en la que conectó 232 de 676 golpes intentados, por 203 de 630 de Vargas, según estadísticas de Compubox.

En golpes de poder, Bradley tuvo 143 de 347 (41%) por 109 de 335 de Vargas (33%).

Pero todo estuvo a punto de cambiar al final con lo que hubiera sido el primer nocaut sufrido por Bradley, cuya única derrota se la propinó Manny Pacquiao.

El júbilo de Vargas (26-1) desapareció cuando Russell le notificó a Erik “Terrible” Morales, el nuevo entrenador de Vargas, de la situación.

“La pelea estaba cerrada yendo al round final”, dijo Vargas, quien perdió lo invicto. “Sabía que tenía que ganar el round”.

Sobre el final de la pelea, Vargas dijo: “Sabía que faltando 7 segundos todo lo que necesitaba era un golpe más”.

Ese golpe ganador no llegó. La posibilidad se la arrebató el réferi Russell con su error. Bradley estaba lastimado y tratando de sobrevivir.

Bradley dominó desde un principio con su mayor velocidad y dinamismo. Vargas rara vez pudo contrarrestar esa movilidad, pero aun así encontró la manera de conectar el mejor golpe de la noche, una derecha poderosa directo a la mandíbula que estuvo a punto de firmar esa victoria que necesita en su carrera para pasar al siguiente nivel.

“Pensé que escuché la campana”, explicó Russell, entrevistado por el reportero de HBO para que todo el público en el StubHub Center y en la transmisión de HBO entendiera la situación.

Valdez mejora a 17-0

En la pelea coestelar, Óscar Valdez sufrió la primera visita a la lona en su carrera, pero venció por decisión unánime al también mexicano Rubén “Canelito” Tamayo para mejorar a 17-0 (14 KOs) como profesional, en un combate a 10 rounds en peso pluma.

Valdez, exolímpico por México en 2008 y 2012, hizo el ajuste tras descubrirse casi al final del primer asalto, cuando una doble izquierda de Tamayo (23-6-4) lo puso de espaldas contra el suelo. Valdez empezó a moverse más a los lados, flexionar las piernas y emplear mejor su mano derecha.

Los golpes se fueron acumulando en lo que terminó siendo una paliza. A la altura del round 7, Valdez conectaba a dos manos casi sin respuesta. En ese asalto, Tamayo fue sancionado con un punto por un golpe bajo, sin previa advertencia.

En el round 10, Valdez estuvo cerca de noquear a Tamayo, quien con corazón cubrió toda la ruta como recompensa, a pesar de terminar con una grotesca inflamación en su ceja derecha.

Los jueces anotaron la pelea 98-90, 98-90 y 99-90.