Los perros “más feos del mundo”

Guía de Regalos

Rascal, un perro crestado chino, posa tras participar en la competición. El concurso premia la diversidad y pretende concienciar a la sociedad sobre “la belleza de cada perro, celebrando el espíritu y las imperfecciones”, explicó Sarah Cummings, CEO de la organización.

Cada año se celebra en Petaluma, California, un certamen de belleza canino muy especial.

El jurado premia a los perros según sus “atributos inusuales, fealdad natural y personalidad”, según la página web del evento.

“No nos interesa el linaje. Es la belleza interior y la personalidad lo que tenemos en cuenta a la hora de otorgar los premios”, aseguró Karen Spencer, directora de la empresa organizadora del certamen.

La ganadora del concurso de este año, celebrado el pasado fin de semana, es Quasi Modo, una perra de 10 años, nacida con un defecto en la espina dorsal a quien, según explicaron en su biografía, “a menudo confunden con un diablo de Tasmania o una hiena”.

El objetivo del evento es “aplaudir la imperfección y crear conciencia sobre la adopción, sin importar los atributos físicos de los animales”.

Quasi Modo, ganadora del certamen, en el momento de recibir su premio. Además de la medalla y el trofeo, el dueño del perro recibe US$1.500. Quasi Modo fue abandonada en un refugio cuando era un cachorro y adoptada por un veterinario.

Pork, un chihuahua de 13 años, con las uñas pintadas de azul, es presentado al jurado por su propietaria, Monica Huerta, durante el certamen.

Reggie también participó en el concurso. Esta es la séptima vez que se presentaba. Los concursos de belleza canina son muy populares en los Estados Unidos, aunque este es el único que premia la fealdad.

Otro de los participantes, Grove, en brazos de su dueño Jim Partridge, en un momento de la competición. Los perros son juzgados no sólo por las primeras impresiones del jurado en cuanto a su físico, sino también por su personalidad y actitud.

En la imagen, Quasi Modo, durante su presentación al jurado. Según su biografía, destaca por su personalidad “alegre y noble”. Es un canino de raza mixta, entre pastor holandés y pit bull.

Sweepee Rambo, un crestado chino,durante la competición. Esta es la raza de perro sin pelo más pequeña que existe y mide unos 30 centímetros.

El chihuahua Andre fue otro de los participantes. Además de premiar a los perros más feos, los organizadores del concurso decidieron este año otorgar un premio especial a otro chihuahua, Precious, por su visita a veteranos discapacitados.

Chuy asoma su cabeza en un momento durante la competición. Al igual que muchos de los participantes, fue rescatado de un refugio.

Quasi Modo, ganadora del concurso, desfila por la alfombra roja, minutos antes de que comience el certamen. A pesar de sus defectos físicos, se encuentra en perfecta forma. Según su biografía, se ha convertido en “una gran embajadora de la aceptación y tolerancia hacia quienes son diferentes”.

Rona Thau sostiene triunfante a su perro Morris, durante la competición. Más de 500 espectadores presenciaron el evento, que contó con 27 participantes.