‘Los hoteles esconden todos los abusos’

Trabajadores alegan abusos de huéspedes que dicen son ignorados por las empresas

Guía de Regalos

Ya era difícil limpiar los baños de un hotel de Long Beach, pero los huéspedes depravados lo hicieron aún peor para Teresita Evangelista.
“Me salían desnudos, yo me volteaba y salía corriendo”, contó.
Originaria de Jalisco, Evangelista ha pasado más de la mitad de sus 50 años de vida limpiando cuartos y las instalaciones de una hospedería y ha sufrido varios abusos. “Hay mucha discriminación”, afirmó.
Rosa Casarrubias, de la Ciudad de México, tiene una anécdota: un tipo alcoholizado que solicitó comida en su cuarto se le insinuó. De sus compañeras ha escuchado casos peores. “Ellas han entrado a cuartos con hombres tomados, incluso desvestidos, que estaban masturbándose; son situaciones difíciles”, dijo.
Los relatos de éstas y otras empleadas de hoteles de Long Beach se escucharán este miércoles en una marcha y vigilia en el corredor turístico de esa ciudad donde estas trabajadoras pedirán protección de distintos riesgos, sobre todo de agresiones sexuales. Ellas alegan ser ignoradas por cuidar la “imagen” de los establecimientos.
“Desafortunadamente no se hace un reporte y cuando se notifica a los supervisores, gerentes o recursos humanos ellos tratan de ignorarlos, de mostrar que no es grave, que es algo normal y no lo es”, expresó Casarrubias. “No nos hacen caso porque los clientes y el prestigio del hotel es más importante”, agregó.
Otras quejas son que no toman descansos, ni tiempo libre para ingerir sus alimentos para cumplir con la pesada carga de trabajo (les exigen limpiar hasta 18 cuartos al día) y que se lastiman con frecuencia la espalda, las rodillas y los brazos por los pesados colchones y otras cosas que cargan.
Pero nada consideran tan denigrante como tener que soportar el acoso sexual, un reclamo sustentado en un reciente reporte internacional que concluye que el 82% de los empleados de hotel han sido objeto de agresiones verbales y acciones de malos huéspedes; y la mayoría de esos incidentes no se denuncia.
La Opinión tuvo acceso a un reporte que tomó la Policía de Long Beach y que muestra que de poco le sirvió a una empleada denunciar que un sujeto se le aproximó desnudo cuando limpiaba la habitación de un hotel. Ella lo habría notificado a sus supervisores, pero éstos nada habrían hecho.
La mujer, indica el reporte policiaco, “fue obligada a limpiar el mismo cuarto que le asignaron”.
Los hoteles de Long Beach no se han pronunciado al respecto.
La Policía de esa ciudad indicó que no le han contactado grupos sindicales para reportarle las distintas agresiones sexuales cometidas en contra de empleadas de hoteles locales.