Trump enfrenta el poder de los latinos

Univision, NBC, Televisa le cancelan contratos ¿será Macy's el siguiente?

Guía de Regalos

 

 

La  candidatura para ocupar la Casa Blanca se está convirtiendo en un mal negocio para el imperio Trump en Estados Unidos.

El magnate y  no solo ha perdido sus contratos con importantes cadenas de televisión debido a sus recientes comentarios sobre los inmigrantes mexicanos, ahora una petición en MoveOn.org para que Macy’s retire la mercancía de Trump – que va desde camisas de vestir, fragancias hasta productos para el hogar- ha reunido ya 700,000 firmas.

“Donald Trump ha atacado a los inmigrantes mexicanos llamándolos ‘violadores’ y ‘asesinos’”, escribió Angelo Carusone, vicepresidente de la organización Media Matters, y autor de la petición en MoveOn.org.

En los últimos días, NBC, Univision, Televisa y la cadena de televisión Ora TV, del multimillonario mexicano, Carlos Slim,  han anunciado que cortan lazos con Trump por llamar a los mexicanos inmigrantes “violadores” y “asesinos” al anunciar su candidatura a la nominación republicana para las elecciones presidenciales de 2016,

De acuerdo con las estadísticas, el poder de compra de los latinos en Estados Unidos – en su gran mayoría audiencia de Univisión- alcanzará los 1,500 billones de dólares este año.

Pero además, los latinos son también el grupo ético de mayor crecimiento en el país y, tras el descalabro de 2012, el Partido Republicano reconoció públicamente que tenía que cambiar su discurso migratorio, principal obstáculo en sus intentos de conquistar el electorado latino.

Estrategas republicanos admiten que para poder llegar a la presidencia, los candidatos necesitan alrededor del 40 % del voto latino, pero Trump está apostando al sector del voto más conservador.

Pero los latinos se están levantando contra Trump. Presente.org, la organización latina más grande en la nación y el grupo National Hispanic Leadership Agenda, que incluye a 39 organizaciones de apoyo a los latinos, se han sumado al esfuerzo para presionar a Macy’s para que rompa vínculos de negocio con el magnate.

“Si Macy’s quiere nuestro patrocinio, es mejor que se desligue de Donald Trump, un hombre que se refiere a los mexicoamericanos como ‘asesinos y violadores’”, dijo Arturo Carmona, director ejecutivo de Presente.org. “Los latinos estamos observando, y no olvidaremos si Macy’s decide continuar invirtiendo y apoyando las marcas de Trump”.

Macy’s no se ha manifestado al respecto, pero en 2012 su director ejecutivo, Terry Lundren respondió a Carusone a través de un correo electrónico diciendo que que “muchos de los individuos asociados con productos que se venden en Macy’s – o por otro minorista, por ese asunto- expresan sus opiniones personales que no están relacionadas con la mercancía que vendemos o con la filosofía de nuestra compañía. Esa es la naturaleza de una sociedad libre”.

Trump se mantiene firme

Trump se ha negado a cambiar sus comentarios polémicos, pero en una entrevista en un programa de la cadena CNN, el domingo, dijo que aún cree que un gran porcentaje de los migrantes indocumentados son criminales, pero que “no son mexicanos, necesariamente, ya que vienen de todas partes”.

Anteriormente, Trump también había comentado que sus declaraciones iban dirigidas a los legisladores, no al gobierno mexicano o a su pueblo.

 

Ted Cruz:  “Trump es genial”

Pero Trump también ha encontrado aliados tras sus comentarios. Su rival político en la contienda por la nominación republicana, el senador republicano de Texas, Ted Cruz, salió en su defensa.

“Me gusta Donald Trump. Pienso que es genial, pienso que es efectivo, pienso que dice la verdad”, dijo Cruz. “Turmp no debería pedir disculpas por hablar sobre el problema de la inmigración”.

El ex gobernador de Florida, Jeb Bush, que en algunas encuestas es el único republicano delante de Trump, inicialmente sonrió y se dio la vuelta cuando los periodistas le comentaron sobre la decisión de la NBC.

Hillary Clinton, la favorita para la nominación del Partido Demócrata para reemplazar a Barack Obama en la Casa Blanca, se limitó a decir, sin mencionar el nombre de Trump, que la “retórica racista no es aceptable” en la contienda.