Editorial: Trump y los límites del poder latino

El estilo de Trump es ruidoso y petulante, su discurso político está repleto de falsedades y exageraciones.
Editorial: Trump y los límites del poder latino
Trump está pagando caro sus críticas a los inmigrantes mexicanos.

ENGLISH VERSION
El caso de los insultos a los inmigrantes mexicanos durante el lanzamiento de la campaña de Donald Trump para ganar la nominación presidencial republicana está sirviendo para demostrar que la comunidad latina tiene un peso económico que lo puede ejercer con éxito cuando está indignada. La contracara es que, en esta misma situación, el poder político parece ser inexistente si es medio por la misma vara.

La decisión de la cadena NBC de cancelar la relación con la estrella de su programa The Apprentice y la televisación de los concursos de belleza organizado por empresas de Trump, es una victoria para las decenas de organizaciones latinas y los 200,000 firmantes de una petición en línea pidiendo que la televisora rompa la relación con el magnate. Finalmente lo hizo. Vale preguntarse si la cadena hubiera hecho lo mismo sino fuera propietaria de Telemundo, la cual le dañaría la imagen si su empresa madre continúa la relación con Trump cuando Univision ya había cancelado su sociedad con Trump en la transmisión de Miss Universo.

El estilo de Trump es ruidoso y petulante, su discurso político está repleto de falsedades y exageraciones. El acusar a la mayoría de los inmigrantes que llegan a Estados Unidos para trabajar y progresar de ser delincuentes y violadores es parte de una estrategia que sirve para promoverse a toda costa y luego lucrar a toda costa con el reconocimiento que atrae su ego.

Si bien la acusación ridícula y mal intencionada de Trump tuvo un efecto contraproducente en sus relaciones comerciales, esto no ocurre en lo político. Esta era una ocasión perfecta para que algún rival republicano aproveche la ocasión para denunciar el discurso insultante de Trump y decir en público lo que se habla en los medios del impacto negativo que tiene para la marca republicana una persona con Trump, pero no es así.

El problema es que, guste o no, el mensaje de Trump resuena en una base republicana. Mientras que todos los precandidatos permanecieron callados para no ofender a esa base recalcitrante, el senador Ted Cruz parece ser el más sincero al apoyar a Trump y valorar la postura migratoria del millonario.

La victoria que representa la decisión de NBC es significativa, pero no debe hacer creer que mejora la posición política de los latinos, porque los inmigrantes siguen siendo la piñata de los republicanos.