Donald Trump, el Orangután

Si los orangutanes tendrían la capacidad de protestar, es muy probable que se sentirían ofendidos por ser comparados con un personaje tan barato como Trump
Donald Trump, el Orangután
Donald Trump.

Unos años atrás, el comediante de HBO Bill Maher hizo un comentario picaresco sobre la complexión física de Donald Trump.   Mostró la imagen de un orangután y la del ex presentador de The Aprentice y sonrientemente aseveró: Se parecen; Trump es descendiente de los orangutanes rojos (de Sumatra).

“Voy a donar cinco millones de dólares a la ONG de su gusto [de Trump] si es que comprueba lo contrario”, concluyó.

A todas luces, el comentario de Maher, por más crudo que haya sido, fue un chiste de mal gusto.  Ponía en tela de juicio la crítica de Trump y otros republicanos sobre la nacionalidad del presidente Barack Obama y exigían que muestre públicamente su certificado de nacimiento.

Solo un ego maniático como Trump –creyente que puede hacer lo que quiere—, duda de su identidad y amenaza con enjuiciar a un comediante por difamación por un chiste que, aparentemente, le causó un daño irreparable.

Si los orangutanes tendrían la capacidad de protestar, es muy probable que se sentirían ofendidos por ser comparados con un personaje tan barato como Trump.Estos animales pertenecen a familia de los homínidos y, después del hombre, son los más inteligentes de su clase.

En su primer discurso como candidato a la presidencia, Trump habló barbaridades sobre la comunidad latina, mostró su verdadera imagen, sus prejuicios raciales y su falta de madurez política.  Trump puede ser un gran capitalista (de los más sanguinarios), pero de político es el peor de historia.

Nicolás Maquiavelo, fundador de la ciencia política moderna, recomienda lo siguiente a un líder en su obra magistral El Príncipe: puedes hacer lo que quieras para llegar al poder (El fin justifica los medios); pero nunca debes saquear a tu pueblo.

Según Maquiavelo, el pueblo es el medio por el cual un líder llega y se consolida en el poder. Si ultraja a su pueblo, como los dictadores militares o presidentes corruptos y abusivos, la gente se moviliza a través de movimientos sociales e invalida su permanencia en el gobierno.

En consecuencia, Donald Trump acaba de cometer uno de los delitos políticos más castigados en una democracia representativa.  Con sus insultos, su futuro políticoes una visita a los orangutanes de Sumatra.  ¿Haber si ellos lo aceptan?