Los Lakers dejan de atraer a estrellas de la NBA

El equipo sufre para contratar a las figuras que necesita en un día de enormes fichajes de agentes libres
Los Lakers dejan de atraer a estrellas de la NBA
LaMarcus Aldridge se reunió con los Lakers el martes en la noche, pero se fue sin interés de firmar con el equipo /Getty Images

En semanas recientes, ningún equipo de Los Ángeles ha estado más en voz de los comentaristas de deportes que los Lakers. Su buena fortuna para escoger segundos en el pasado Draft de la NBA y la obvia necesidad de fortalecerse con buenos fichajes llevaron a los aficionados y analistas a ilusionarse con la reconstrucción de la franquicia.

Pero en el arranque del periodo de agencia libre quedó claro que la gerencia de los Lakers ha perdido el toque.

De acuerdo con reportes de diversas publicaciones con buen acceso a los acontecimientos del equipo, los Lakers no impresionaron al cotizado agente libre LaMarcus Aldridge y éste borró a LA de su lista de pretendientes.

Aldridge, quien la temporada anterior promedio 23.4 puntos y 10.2 rebotes por juego con los Trail Blazers de Portland, se reunió por dos horas con una delegación de ejecutivos y personalidades de los Lakers, incluyendo Kobe Bryant.

Los reportes indican que Aldridge tenía curiosidad sobre la manera en que los Lakers hacen uso del análisis estadístico aplicado a la cancha. La respuesta no fue satisfactoria, denotando lo que ya desde antes se sabía: los Lakers se conducen con vieja escuela en tiempos en los que el desarrollo de los llamados “analytics” permea a la NBA.

Aldridge parecía encaminado a firmar con los Spurs de San Antonio, que han sido excepcionalmente exitosos por años en buena parte por su sistema de trabajo con mucho análisis de datos. Más allá de eso, San Antonio tiene un muy buen plantel, Aldridge es originario de Texas y en ese estado no existe el impuesto estatal.

Los Lakers se reunieron con Greg Monroe, un buen centro con los Pistons de Detroit, pero no una gran estrella, y tenían planeado reunirse anoche con DeAndre Jordan, el centro de los Clippers. Pero la sensación durante el miércoles, primer día de agencia libre, es que el equipo no podrá obtener al refuerzo que tanto necesita.

Mitch Kupchak, el gerente general de los Lakers, tiene cinco anillos de campeón de la NBA. Pero algo deben de estar haciendo mal en esa oficina.

Los que no quisieron venir

Hace pocos días, un reportero dijo que Marc Gasol, el centro estrella de los Grizzlies, indicó no tener interés en unirse al equipo, de acuerdo con una fuente, debido a la manera en que los Lakers trataron a su hermano Pau en sus temporadas finales en LA.

Kevin Love, el delantero estrella de los Cavaliers, firmó un acuerdo multianual para quedarse en Cleveland sin siquiera considerar pláticas con los Lakers.

Hace un año, los Lakers cortejaron a Carmelo Anthony, el astro de los Knicks de Nueva York, quien consideró mudarse a Los Ángeles. Pero tiempo después, “Melo” decidió renovar con el equipo neoyorquino.

Los que no quisieron quedarse

Después de la temporada 2013-14, Pau Gasol, desgastado por el menosprecio de la organización al usarlo como moneda de cambio, decidió firmar con los Bulls de Chicago en lugar de seguir con los Lakers, incluso sacrificando dinero.

Y un año atrás, se hizo memorable la ridícula campaña montada por unos Lakers desesperados para tratar de retener a Dwight Howard, publicando una serie de anuncios espectaculares en la ciudad pidiéndole quedarse. El centro decidió quitarse la playera Laker, con todo su abolengo, y firmar con los Rockets de Houston. La razón más atribuida fue su mala relación con Kobe Bryant.

Lluvia de fichajes

En las primeras 24 horas de la agencia libre hubo múltiples contrataciones importantes:

Paul Pierce, de los Wizards, llegó a un acuerdo por tres años y $10.6 millones con los Clippers. Pierce es originario de Los Ángeles y jugó para el coach Doc Rivers en Boston.

Anthony Davis, la joven superestrella de los Pelicans de Nueva Orleáns, firmó un contrato de ensueño por cinco años y $145 millones.

Kevin Love obtuvo su megacontrato con los Cavaliers: 5 años y 110 millones. “Tenemos una tarea pendiente y ahora es tiempo de volver al trabajo”, escribió Love en el sitio web The Player’s Tribune.

Kawhi Leonard, el especialista defensivo de los Spurs de San Antonio, no tardó en asegurar su futuro en la misma ciudad al aceptar $90 millones por cinco temporadas.

Jimmy Butler, el dinámico delantero bajo de los Bulls de Chicago, renovó con el equipo por cinco años y 90 millones.

Tyson Chandler, centro de los Mavericks, aceptó $50 millones por cuatro años de los Suns de Phoenix. El fichaje margina a los Clippers de llevarse a Chandler en la eventualidad de que DeAndre Jordan firme con otro equipo.

Draymond Green, el emergente as defensivo de los Warriors de Golden State, había roto negociaciones con el equipo campeón, pero por la noche se reportó que aceptó cinco años y $85 millones.

Brandon Knight, guardia armador que llegó a los Suns al final de la temporada anterior, llegó a un acuerdo por cinco años y $70 millones con Phoenix.