Una hamburguesa más cara para el 4 de julio

Los precios de la carne de res están muy por encima de los del año pasado
Una hamburguesa más cara para el 4 de julio
El cerdo y el pollo son la alternativa económica a la res./Shutterstock

El precio de la gasolina ha subido un poco con respecto a los últimos meses pero según la AAA este año se va a pagar menos que en los últimos cinco por manejar para llegar al lugar donde tenga lugar su barbacoa del 4 de julio. Ahora bien, lo que ahorre por ese lado va a tener que usarlo en pagar más cara que nunca la tradicional hamburguesa que no falta en estas fechas.

La carne de res con la que se hacen las hamburguesas en la mayoría de las parrillas del país no ha dejado de subir en los últimos años debido a que la oferta está muy por debajo de la demanda y equilibrarlas toma tiempo porque los ganaderos no pueden multiplicar el número de cabezas en sus establos de la noche a la mañana. Según datos oficiales, el precio de los alimentos han subido apenas un 1.6% en los últimos 12 meses hasta mayo pero la carne de res se ha disparado un 8.4%. En concreto y según el último informe del Bureau of Labor Statistics (BLS), la libra de res molida sin grasa valía en mayo un 15.7% más que hacía un año alrededor de $6.2 a nivel nacional.

Darrell Peel, profesor en el departamento de economía agrícola de la Universidad del Estado de Oklahoma, explica que se han dado una serie de circunstancias económicas (la recesión) y medioambientales (la sequía en buena parte de estados ganaderos) que han prolongado un largo ciclo de rebaja de producción más allá de lo que es la norma en las subidas y bajadas de este sector que suelen durar 10 años. Dadas las circunstancias el ciclo de baja oferta ya dura 18 años y en 2014 la producción “estaba significativamente por debajo de lo esperado”. “Los precios, que en 2009 estaban en tendencia ascendente se dispararon el año pasado y han seguido al alza”, recuerda el doctor Peel.

Uno de los factores que impiden a la oferta recuperarse es que las reses se reproduzcan hay que mandar menos al matadero lo cual supone menos carne aún en el mercado.

Peel explica que posiblemente en 2016 se llegue al punto más alto del precio y que empiece a rebajarse desde ahí porque están mejorando tanto la economía como las condiciones climáticas. “Entretanto, seguiremos viendo aumentos de precios progresivamente pero quizá no tan acusados”. Es decir, que quizá el julio que viene, la carne que se ponga en el grill pueda ser incluso más cara.

La alternativa barata al tradicional menú es optar por la carne de cerdo, pollo o pavo. El cerdo, que hace 18 meses sufrió los estragos de una enfermedad que rebajó la oferta, se ha recuperado de esa crisis y salvo en el caso del jamón, los precios están varios puntos porcentuales por debajo del año pasado. La libra de tocino, de hecho se ha rebajado algo más del 18% con respecto al año pasado, según las cifras del BLS.

Algo similar a lo que ha ocurrido con los pollos que aún no se han visto afectado por la gripe aviar que está afectando a las granjas del medio oesta. Lo que si que están subiendo los precios de los huevos que pagan los mayoristas.

Lo que será inevitable es pagar algo más por el resto de la hamburguesa. Tanto lechugas como tomates han subido más de un 6% con respecto a la festividad hace un año.