Muchas gracias Sr. Trump

La burbuja de la semana pasada donde criticamos las declaraciones de Donald Trump hizo que muchísimos lectores nos enviaran comentarios que agradecemos ampliamente, especialmente aquellos que me hicieron conocer “adjetivos” nuevos aplicables a su actuación, los que lamentablemente no puedo publicar.

En este país, desafortunadamente el dinero tiene la virtud de convertirte en “triunfador” y darte oportunidades sociales y políticas que de otra forma difícilmente tendrías. Por ejemplo, aquí hay algunos deportistas exitosos, de diversos orígenes, que llegan a ganar muchísimos millones de dólares anuales, muy superiores a los ingresos del Presidente de la nación o de grandes empresarios, y por ello se convierten en íconos de la sociedad.

Algunas de esas personas millonarias creen que el dinero les da el derecho y la autoridad de opinar y criticar sin ton ni son pero su posición económica hace que mucha gente no los rechace, a pesar de lo malo, ignorante, o absurdo que pudiera ser su comentario.

Pregunto: ¿Si Trump no fuera supermillonario, sus declaraciones hubieran tenido el mismo efecto?

Los comentarios desafortunados del Sr. Trump y la ausencia de una rectificación de su parte, son el resultado de la soberbia que ha acumulado a la par del crecimiento de su riqueza.

Pero aclaro, hay infinidad de personas con muchos recursos a los cuales su riqueza no los lleva a posiciones y declaraciones insultantes hacia otros miembros de la sociedad.

Entre lo que Trump dijo y que no habíamos mencionado, hay un tema interesante que vale la pena analizar: criticó que la empresa Ford esté poniendo una fábrica de automóviles en el norte de México y esté invirtiendo 2,500 millones de dólares, diciendo que con ello México está robando empleos a los trabajadores estadounidenses. Es curioso que critique una práctica empresarial económicamente explicable y que mencione esto ahora, cuando por años muchas grandes compañías de este país pasaron sus fábricas a China sin que Trump protestara nunca.

En lo personal, le estoy muy agradecido a Trump porque lo que no se ha logrado hacer en muchísimos años para unir a los latinos de este país lo logró él al insultarnos, dejando ver lo importante que somos como grupo, sobre todo cuando reaccionamos o actuamos unidos.

Esta unión de latinoamericanos incluye también a todos los ciudadanos desde México y el Caribe hasta la Patagonia, quienes a pesar de tener diferencias ideológicas, reaccionaron en contra de las declaraciones racistas de este señor.

Es evidente que en el futuro político de Trump, si lo tiene, difícilmente va a poder contar con el voto latinoamericano, que son millones, y que representa un gran peso político en los Estados Unidos.