12 acciones para prevenir accidentes en playas y piscinas

Para evitar tragedias que puedan arruinar tus vacaciones veraniegas, sigue las principales recomendaciones de las autoridades de salud
12 acciones para prevenir accidentes en playas y piscinas
Supervisa a tus hijos y otros niños de cerca cuando jueguen o naden en las piscinas.
Foto: Shutterstock

El verano es la época perfecta para disfrutar de actividades al aire libre y los sitios preferidos por grandes y chicos son, sin lugar a dudas, las playas y piscinas. Sin embargo, estos lugares pueden resultar peligrosos si no se toman las precauciones necesarias.

Desafortunadamente, cada año se ahogan en piscinas alrededor de 390 niños menores de 15 años, y miles más sufren lesiones relacionadas con piscinas. Muchos de estos niños quedan discapacitados de por vida.

De acuerdo a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el ahogamiento es la causa principal de muerte por lesiones en niños entre uno y cuatro años (75%).

Según advierten las autoridades federales, los ahogamientos y otros accidentes ocurren más comúnmente cuando los niños tienen acceso a una piscina y dejan de ser supervisados por un adulto brevemente en hogares, en albercas comunitarias o públicas.

Por ello, si tienes algún viaje o actividad planeados con tu familia que involucre visitas a playas, lagos y piscinas, les sugerimos seguir los consejos de la campaña “Piscina Segura, Diversión Asegurada”, de la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de Estados Unidos (CPSC, en inglés):

  • Supervisa a tus hijos y otros niños de cerca cuando jueguen o naden en el mar, lagos, ríos y piscinas, especialmente si son pequeños.
  • Asigna un supervisor cuando los niños estén en la piscina o la playa. Esta persona no debe estar leyendo, texteando o distraída de cualquier manera.
  • Utiliza chalecos salvavidas certificados por el Servicio de Guardacostas de Estados Unidos.
  • Respeta los carteles de zonas de prohibición de baño.
  • Asegúrate que tus niños no coman ni mastiquen chicle cuando estén en el agua, ya que podrían asfixiarse.
  • Evita nadar en aguas turbulentas o profundas.
  • Mantén a los niños lejos de drenajes de piscinas, tubería u otras aperturas para evitar que queden atrapados.
  • Si tienes piscina en casa, instala alrededor de ella una valla protectora. Coloca una cubierta de seguridad cuando nadie la utilice. Estos cobertores deben cumplir con normas federales de seguridad. Si no las conoces pregunta a tu proveedor de servicios de piscina.
  • Ten un gancho a la mano para sacar a alguien en caso de que caiga en la piscina.
  • Si un niño está extraviado, lo primero que debes hacer es buscarlo en la piscina, y no sólo en la tuya sino también en la de los vecinos, porque cada segundo cuenta.
  • Toma clases de resucitación cardiopulmonar (CPR).
  • Inscribe a tus niños en clases de natación si aún no saben nadar y aprende a nadar tú también.

Niños latinos no saben nadar

ninos nadar

Los niños de origen hispano en Estados Unidos tienen dos a tres veces más probabilidades de ahogarse en una piscina que el promedio nacional.

Estadísticas de la ‘Fundación USA Swimming’ revelan que el 62% de los pequeñitos latinos no sabe nadar, lo que ocasiona que los infantes de este grupo sean especialmente vulnerable a sufrir ahogamientos y accidentes en el agua.

Para más tips de prevención visita las páginas: www.cpsc.gov, www.poolsafely.gov/spanish/ y www.cdc.gov

Cifras preocupantes:

  • 75% de ahogamientos fatales ocurren en las piscinas residenciales.
  • Los ahogamientos siguen siendo la causa principal de muertes accidentales de niños entre las edades de 1 y 4 años.
  • 5,400 niños menores de 15 años fueron tratados en las salas de emergencia con lesiones relacionadas a piscinas entre 2012 y 2014.

Fuente: USCPSC