El plan Ohio

Jorge Viera nos cuenta cómo pasó el 4 de julio en la "América profunda"
El plan Ohio
Jorge Viera celebrando el 4 de Julio con familia y amigos en Ohio.
Foto: Jorge Viera

La mayor parte de mi vida adulta me la he pasado viajando como corresponsal de televisión. He tenido la oportunidad de conocer Moscú, Europa, Latinoamérica y algunos lugares de Asia, pero no el centro de los Estados Unidos.

Aprovechando que los gemelos están conmigo este verano, quise mostrarles la importancia de este gran país.

Mi cuñado Christian me invitó a su casa del lago, nada más y nada menos que a Indians Lakes, Ohio. ¿Saben dónde queda? No importa: yo tampoco sabía.

Christian es mitad peruano y mitad austríaco, pero latino de corazón. Terminó viviendo ahí por cosas del destino y se casó con Darcy, una encantadora mujer americana, súper fanática del equipo de la Universidad de Ohio, con quien tiene tres hermosos hijos.

Salimos de Nueva York después del noticiero, en auto, como se debe viajar a un lugar como éste. En el auto íbamos Anna, los gemelos, Lole (la nanny), la suegra Kathy, y yo. En fin, faltó nada más que el perro: fue el único que decidimos dejar para la aventura americana.

Después de nueve horas de viaje y 15 mil paradas, finalmente llegamos a nuestro destino. Nos encontramos con un lugar más americano que el “apple pie”.

No hicimos más que llegar y en vez de salir a cenar comida americana, terminamos cocinando lo obvio: arroz con frijoles y carne. El olor a comida se podía sentir en las pequeñas casas aledañas. La vecindad se dio cuenta que los latinos habían llegado al pueblo. Es que somos comelones, alegres y alborotadores. Pero así somos felices.

Para mí, visitar el lugar era importante. Aparte de sentirme como un marciano, quería mostrarles a mis gemelos que el pueblo norteamericano es uno dado y bondadoso. Que aquí se valoran las libertades que brinda la constitución y que para ellos ser americanos tiene que darles orgullo. Quería que vieran cómo explotaban los fuegos artificiales en señal de celebración del Día de la Independencia.

En el lago éramos los diferentes. Llamamos a nuestro barco el “fiesta boat”, porque era el más alegre y alborotoso en el agua. Conocimos también un lugar famoso de helados llamado Young’s Jersey Dairy, que tiene una vaquería de donde sacan la leche natural de la vaca. El helado es tan espeso que si no estás acostumbrado te puede dar un subidón de azúcar y terminar en el hospital… jajaja.

Así que pasamos un 4 de Julio entre americanos de campo, lago y vacas. Pero lo más importante es que fuimos a celebrar con el pueblo americano la grandeza de este país.

A Christian lo dejamos triste, no creo que porque no nos vaya a volver a ver, sino porque tendrá que volver a su dieta natural, jajaja. Se le acabaron los frijoles y el alboroto.

Así que, gracias Ohio por dejarnos celebrar con ustedes la independencia de este gran país.

@JorgeViera

http://www.jorgevieratv.com