Familia recibe $4 millones tras muerte de campesino mexicano

El jurado determinó que SCE tuvo responsabilidad en el accidente al dejar el cableado muy cerca de los árboles de toronja
Familia recibe $4 millones tras muerte de campesino mexicano
Southern California Edison tendría que pagar 80% del total.

La familia de un campesino mexicano que murió electrocutado hace cinco años recibirá $4.7 millones como indemnización luego de que un jurado determinara que la compañía de luz colocó los cables de corriente eléctrica muy cerca de los árboles de toronja donde la víctima trabajaba.

Pablo Padilla Ayala murió el 9 de julio de 2010, hace exactamente cinco años, cuando la escalera de aluminio en la que paraba para cortar el fruto de un árbol tocó un cable de electricidad.

Padilla Ayala tenía 31 años de edad y había inmigrado de México para trabajar en los campos agrícolas de Riverside.

Desde el año 2000 trabajó en una granja agrícola ubicada en Valle Vista, en el área de Hemet, donde tuvo el accidente que lo llevó a la muerte.

La familia interpuso una demanda civil en contra de la compañía Southern California Edison (SCE) en el 2012 al considerar que los cables de luz estaban peligrosamente cerca de los árboles y que la compañía no realizó el adecuado mantenimiento.

Tras seis semanas de juicio, el jurado determinó el pasado martes que la compañía de luz sí tuvo responsabilidad en el accidente.

“Este veredicto envía un fuerte mensaje a Edison y otras compañías de que la seguridad de los cables de luz son más que un eslogan en los espectaculares. La familia espera que este resultado provoque cambios en la seguridad para prevenir este tipo de accidentes”, declaró el abogado de la familia, Robert Jarchi.

SCE emitió un breve comunicado en el que dice estar considerando sus opciones.

Maura Díaz dijo que su esposo trabajaba muy duro para sacar adelante a sus hijos, por lo que el dinero que recibirá será destinado a cumplir ese sueño.

El 80% del pago de los $4.7 millones de dólares deberá hacerlo SCE y el resto las compañías agrícolas para las que trabajaba la víctima.

El fallo del jurado se basó en que seis semanas antes del accidente trabajadores de SCE realizaron obras de mantenimiento al tendido eléctrico, pero dejaron los cables colgando a una altura de 18 pies y 10 pulgadas, cuando la altura debía ser de 25 pies.