5 formas de motivarte a ponerte en forma

Dieta y ejercicio son opciones para lucir bien, pero también para mantenerte saludable y divertirte
5 formas de motivarte a ponerte en forma
Traza metas realistas para ejercitarte.
Foto: Shutterstock

Hay días que no podemos esperar llegar al gimnasio y hay otros que difícilmente logramos salir de la cama. La idea de working out durante esos días de poco ánimo hace que ir al dentista se sienta como una opción más atractiva.

A pesar de cómo te sientas, si te quieres ver bien este verano tienes que cambiar tu actitud y ejercitarte. ¡No es demasiado tarde! Y tus nuevos hábitos de  verano  serán mucho más fáciles de seguir para los días más fríos del otoño.

La doctora Sherrie Campbell, PhD (www.sherriecampbellphd.com), autora del libro Loving Yourself: The Mastery of Being Your Own Person, te ofrece los siguientes consejos para comenzar:

  1. Trázate metas: Establece los días  que vas a ejercitarte cada semana y no seas muy flexible al respecto. Los objetivos sólo pueden lograrse con un compromiso claro, pero trázate metas que puedas alcanzar de acuerdo a tu horario, agenda de trabajo y asuntos personales. Coloca esas metas en una agenda diaria y táchalas cada vez que completes una. Cada objetivo alcanzado te motivará a seguir.
  2. Crea una imagen: Imagínate cómo quieres verte, pero sin olvidar tu genética y  tipo de cuerpo. Ahora que tienes la imagen, comienza a trabajar en ella con  ejercicio y dieta.  Recuerda que la dieta es responsable de la mayoría de la pérdida de peso, sin embargo el ejercicio quema el exceso de grasa y te ayuda a tonificar en los lugares donde se necesite.  Ambas son un complemento necesario, porque cuando comes bien enseguida te sientes  mejor y tienes más energía para practicar cualquier actividad física.
  3. Haz una cita: Si  llegar al gimnasio se te hace difícil, cuadra con un amiga/o, un entrenador o inscríbete en una clase. En ocasiones, tener una cita o alguien con quien trabajar te hace ser más responsable durante esos días que no tienes ganas de ejercitarte.
  4. Inspírate con música: La música es motivación. Crea varios playlists que te ayuden a ponerte en marcha. A veces, tus canciones favoritas  serán suficiente para ayudarte a llegar al gimnasio. La música tiene el poder de mejorar tu estado de ánimo al instante y de distraerte del esfuerzo que significa hacer ejercicio.
  5. Prémiate: Si te ejercitas, pierdes peso y te haces más fuerte y tonificada, entonces recompénsate con un masaje, tu comida favorita o un día de descanso total para crear un gran equilibrio y más motivación para seguir con tu rutina de ejercicios. Una de las mejores recompensas que te puedes dar es ir de tiendas y comprar un vestido que te permita lucir tu nueva figura.