A-Rod quedó fuera del Juego de Estrellas ¿Injusticia?

Debatimos sobre la ausencia de Rodríguez en el Juego de Estrellas, mientras el astro busca limpiar su imagen
A-Rod quedó fuera del Juego de Estrellas ¿Injusticia?
Alex Rodríguez / GETTY IMAGES

Alex Rodríguez empezó este camino todavía en el invierno, cuando levantaba sus bates pensando en volver a jugar pelota; volver a ponerse el uniforme de los Yankees y rendir en el terreno de juego contra la corriente de críticas y cuestionamientos luego de un 2014 en la lista negra por consumo de sustancias y mentiras flagrantes.

Rodríguez, a quien incluso le quisieron negar sus bonos contractuales, no sólo logró hacerse un lugar en la alineación Yankee, sino que ha sido una de sus mayores figuras en 2015, con algunos momentos que hicieron retumbar al estadio de El Bronx.

Pero “A-Rod”, con .278 de bateo, 18 jonrones, 51 carreras impulsadas y 48 carreras anotadas, no fue insertado en el Juego de Estrellas del martes en Cincinnati, acaso la única omisión visible del magno evento de media campaña.

¿Fue Alex dejado fuera de manera injusta? ¿Podrá limpiar su aún desacreditada imagen? Aquí debatimos al respecto.

No hay injusticia / Nube Urgilés

No, las estadísticas dicen que no, aunque Alex Rodríguez ha tenido un gran regreso tras el año de suspensión (en 291 turnos batea para .278, con 81 hits, incluyendo 18 jonrones; ha anotado 48 carreras e impulsado 51). Nelson Cruz —también castigado por su vínculo con la clínica Biogenesis de Miami— fue escogido por el público para la posición de bateador designado. El dominicano batea para .308 en 328 turnos, con 101 hits, 21 jonrones, 44 anotadas y 53 RBIs.

El asterisco nunca se irá

Lamentablemente, el nombre de “A-Rod”, como de muchos otros peloteros vinculados al uso de substancias prohibidas, no se limpiará nunca, por más buena actuación que tengan. El asterisco quedará allí, aunque no siempre hayan usado esteroides.

Tenía que estar ahí / Abraham Nudelstejer

En el deporte, los villanos deben ser medidos por sus logros en el campo de juego y no por sus deslices, desplantes, controversias o polémicas que rodean su vida. Este es el caso de Alex Rodríguez, el  estelar de los Yankees de Nueva York que esta temporada, como bateador designado, tenía los números para haber sido llamado al Juego de Estrellas. La invitación al Clásico de media temporada no llegó porque “pretty face” es el enemigo público número uno de las Grandes Ligas, a pesar de que ya cumplió su penitencia por los pecados cometidos.

No habrá perdón

Alex nunca podrá limpiar su imagen porque su relación con la ingesta de sustancias prohibidas siempre pesará más que todas las estadísticas que lo alumbran como uno de los grandes peloteros de nuestros tiempos.

Injusto, pero comprensible / Jairo Giraldo

No es justo que “A-Rod” no esté en el Juego de Estrellas, pero es comprensible. Su única opción era ganar la votación de los electores vía online para ser el bateador designado, en la que dominó Nelson Cruz y Rodríguez quedó quinto. Lo siguiente era que lo invitaran en la lista de suplentes, un riesgo que no quiso correr el mánager de la Liga Americana, Ned Yost. Por tanto [la clave de la ecuación] ha sido la mano larga del poder del excomisionado Bud Selig, quien lo ha dejado fuera.

Salón en el horizonte

Alex Rodríguez sí está lavando su nombre frente al público. La conciencia colectiva tiene mala memoria y después de 10 años de espera (cuando ya no vote la vieja guardia esclerosa) va a llegar a Salón de la Fama.

Méritos suficientes / Gustavo Martínez

Alex hizo lo suficiente para poder vestirse de All-Star. Como bateador designado, su madero es una de las razones que tienen a los Yankees como líderes. Su campaña de retorno tras la suspensión por uso de esteroides ha cerrado la boca de sus más férreos críticos, al menos por el momento. Las marcas que ha alcanzado se han construido a base de la constancia que ha demostrado en el plato. Rodríguez comenzó la temporada bateando séptimo en el orden, pero ahora Joe Girardi lo alinea en el tercer turno.

Lastre imborrable

“A-Rod” no podrá con esta gran campaña limpiar su imagen o borrar su pasado, un lastre que muy seguramente lo dejó en el fondo de cualquier consideración, tal y como ocurrió con el Juego de Estrellas.

La injusticia fue flagrante / Ricardo López Juárez

“A-Rod” tiene el 12º mejor promedio de las Grandes Ligas en OPS, una estadística que combina los promedios de slugging y el de veces embasado, es decir, un medidor ideal del poder y la eficiencia al bate. Todos los 11 peloteros que lo superan en esa categoría fueron escogidos para estar en Cincinnati. A Rodríguez le dejaron injustamente fuera del Clásico. Eso fue malo porque le habría aportado, con su estatus de estrella controvertida, un sabroso aire de intriga.

Temporada seria

En este país siempre hay segundas oportunidades. La temporada de Alex es buena, dedicada y emotiva, a pesar de la innegable presión para responder a sus casi 40 años de edad. Está ganando el juego de limpiar su nombre, pero falta.