¿Migraña en la infancia?

Hay ciertos síntomas que indican cuando un niño sufre este mal

¿Quién no ha sufrido de dolor de cabeza durante un resfriado o un flu? El dolor molesta, pero no se siente que los ojos y el cerebro van a explotar ni que todo alrededor da vueltas y el estómago se llena de mariposas volando que lo ponen a uno a vomitar.

Hablo de la migraña, de ese dolor seco, intenso y pulsátil que se siente ya sea en la parte frontal o uno o ambos lados de la cabeza y que, en la mayoría de los casos, va acompañado de mareo, malestar estomacal y sensibilidad a los olores, el ruido y la luz.

La migraña tiene una duración de 30 minutos a seis horas y algunas pueden durar hasta tres días seguidos.  Quienes padecen de migraña pueden sufrir episodios cada mes.

Incidencia

Este dolor de cabeza, de origen vascular, suele afectar aproximadamente al 10% de la población en general.  Es más común en las mujeres (8.7%) que en los hombres (2.6%) y los menores no están exentos de padecerla.

Se calcula que en Estados Unidos, uno de cada 20 niños (o sea unos ocho millones) la experimenta a partir de los 12 años; es decir durante o después de la pubertad. La migraña afecta a las chicas tres veces más que a los chicos.

De acuerdo con datos de los Centros de Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) la incidencia de la migraña se ha incrementado en un 60% en los últimos años en todos los grupos de edades del país.

El dolor en los menores

La dolor de cabeza de la migraña en los niños se da de forma difusa, no tan centrado como en los adultos (por lo general, en la parte trasera del ojo izquierdo o derecho o en la parte trasera de la cabeza o superior de la frente). Y algunos pueden manifestar los síntomas comunes de ésta: mareos; malestar estomacal; vómito; intolerancia a la luz, ruido y olores y visión borrosa.

Es por ello que, en la mayoría de los casos, los padres con hijos que se quejan de dolor de cabeza no sospechan que ellos sufren más bien de migraña.

Unas de las pistas para sospechar es el deseo de permanecer en una habitación oscura, sentirse mareado o quejarse de una vista borrosa.

Si el menor sufre episodios seguidos de dolor de cabeza, se recomienda hacer una cita con el médico para determinar su causa.

Los causantes

La migraña se presenta en los niños, generalmente, por estos factores:

  • Estrés, ansiedad, cansancio y fatiga
  • Alimentación desequilibrada (demasiado azúcar, café, chocolate, masa, grasas, etc.)
  • Falta de alimentos
  • Dormir poco o nada
  • Exposición a la luz
  • Cambios hormonales o algún lesión física
  • Efectos de algunos medicamentos
  • Deshidratación
  • Utilización exagerada de aparatos electrónicos como la televisión, el ordenador, y las videoconsolas
  • Problemas oculares

El dato

Un 10% de los dolores de cabeza en los menores están provocados por otros trastornos médicos, como infecciones de oído y  senos nasales,  gripes, e infecciones urinarias.