Mitos y verdades sobre la historia crediticia de los menores

Los datos de los niños suelen ser el objetivo de quienes comenten fraude y robo de identidad
Mitos y verdades sobre la historia crediticia de los menores
Un menor de 18 años solo puede tener historia crediticia si ha empezado una relación con una entidad financiera.

Cuando le llegó la factura médica de su hijo, Ana María quedó sorprendida de ver el precio de una sencilla operación de su hijo. Cuando trató de disputarla con la oficina médica, la amenazaron que si no pagaba se mandaría la factura a una empresa de cobros de deuda y se perjudicaría la historia crediticia de su hijo, que tiene 11 años. ‘¿Es eso posible?’, pensó ella.

La historia de Ana María no es única. Es importante conocer el alcance de tus derechos y lo que de verdad puede afectar a tus hijos.

¿Es posible que un menor de edad tenga una historia de crédito?

Es posible, pero no es ni frecuente ni aconsejable.

Un menor de 18 años solo puede tener historia crediticia si ha empezado una relación con una entidad financiera. Es decir, tiene que tener una tarjeta de crédito a su nombre o estar incluido en la de sus padres como titular conjunto o usuario autorizado. En ese caso el emisor de la tarjeta o la entidad en la que tenga una cuenta reporta los pagos.

Si este no es el caso, entonces no hay historial de crédito. Y en caso de que lo haya, deben de dispararse las alarmas por un posible fraude.

Lee también: Cómo lograr seguridad financiera de por vida

Los menores de edad son unas de las víctimas más prevalentes del robo de identidad.  “Cuando pienso en una historia crediticia de un menor de edad, lo primero que pienso es en fraude”, dice Rod Griffin, director de educación de Experian. Si un menor de edad nunca ha sacado una tarjeta de crédito o préstamos bajo su nombre, y tiene una historia crediticia, es porque otra persona está usando su información personal.  

Por ley, las agencias no pueden revelar el informe de crédito de un menor de 13 años a no ser que lo pidan los padres o tutores legales. Tienen que entregar cierta documentación para mostrar su relación con el niño. “Intencionalmente no revelamos intencionalmente los reportes de crédito de menores de edad”, dice Griffin. 

Desafortunadamente, la persona que comete fraude, en la mayoría de los casos, es un familiar, explica este experto. A veces, obtienen préstamos o abren cuentas en el nombre del menor de edad, y después no los pagan.

En el caso de Ana Maria,  su hijo de 11 años no puede ser perjudicado por el impago de la madre porque es un dependiente de ella. Aunque el paciente es el hijo, las facturas son la responsabilidad de los padres o tutores.

A veces, los padres quieren enseñarles a sus hijos la responsabilidad de tener un presupuesto, y los agregan a sus tarjetas de crédito como usuarios autorizados. Así, el menor de edad empieza a crear historia crediticia bajo supervisión. De hecho, es recomendable que los hijos empiecen a pensar en su historia y calificación de crédito durante los últimos dos años de la preparatoria.

“Es mejor que tu hijo llegue a la mayoría de edad con conocimientos que le permitan tomar decisiones inteligentes sobre finanzas”, explica Griffin.

Muchos padres también ponen préstamos del primer auto de sus hijos en sus nombres y firman conjuntamente como codeudores.

“Muchas veces lo mejor es equivocarse para aprender mejor de tus propios errores, pero no en el caso historia crediticia”, explica Griffin. “Un gran error puede costar años en repararse para recuperar una buena calificación de crédito”.

¿Cómo prevenir el daño de la historia crediticia de los  menores?

Hay instancias en las que la información de los hijos (el nombre y el número de seguro social) puede quedar comprometida porque, por ejemplo ciberpiratas hayan entrado y usado una base de datos. En ese caso, es bueno sacar su informe de crédito para asegurar que la información no esta siendo usada.

“Hay cada vez más padres que están revisando los reportes de crédito de sus hijos por el aumento de casos de hackers”, dijo Griffin.

Normalmente es fácil y gratis sacar un reporte de credito anual a través de www.annualcreditreport.com pero no si el hijo tiene menos de 13 años. En ese caso hay que proveer a la agencia de crédito Experian, Equifax, o TransUnion de documentación para probar que se es el padre, la madre o el tutor legal.

Si se encuentran actividades fraudulentas en el reporte de crédito de tu hijo, hay que reportarlas a la oficina de protección financiera del consumidor (CFPB en sus siglas en inglés).

Lee también: Cuatro libros sobre deuda que no puede dejar de leer

Señales de alarma

La información de los hijos esta siendo usada si

– El menor esta recibiendo aplicaciones de tarjetas de crédito o otras ofertas del gobierno relacionadas con impuestos

– Cuando se quiera abrir una cuenta corriente para un adolescente se deniegue la solicitud porque tiene una mala historia crediticia.