Lecciones políticas

El sistema migratorio se ha diseñado para dejar a nuestra comunidad sin poder y dividida
Lecciones políticas
Debemos movilizar los votos que tenemos, inscribir como votante a cada persona que sea elegible

Hemos oído como Donald Trump anda acusando a los mexicanos de “violadores” y “narcotraficantes”. Este pre candidato republicano destaca el caso de un mexicano en San Francisco, acusado de asesinato.  Se alega que este individuo fue deportado varias veces pero siempre volvió a entrar al país.  Trump aprovechó del asesinato para exigir una política de mano dura en contra  de los 11 millones de indocumentados y la construcción de una muralla en la frontera de EEUU con México.

Jeb Bush, también postulado como candidato presidencial, finalmente dijo que “en esto, Trump está equivocado”. Pero aún así, la popularidad de Trump ayuda a movilizar al voto racista en las elecciones del año que entra. La coalición del partido republicano depende de este voto racista para ganar las elecciones. Tenemos que reconocer que en la política, el factor decisivo no es el candidato sino la coalición de base la que lo lleva a la victoria.

Si acaso creíamos que habíamos ganado la batalla en contra de los que dicen que los mexicanos vienen a este país para violar y robar, nos habíamos equivocado. Es posible que, con información correcta, hayamos convencido a  la mayoría, pero todavía hay millones que repitan estas calumnias.

La primera batalla del pueblo afroamericano a favor de los derechos civiles se tuvo que ganar dentro del partido demócrata. Tanto los afroamericanos como los latinos hemos tenido que batallar mucho en contra de elementos de la coalición demócrata.

Muchos de nosotros no gozamos del derecho al sufragio. Hay 16 millones de latinos que vivimos y trabajamos en EEUU que no podremos votar hasta por lo menos en 20 años.  Sesenta millones de personas tienen “records” delictivos a causa de los encarcelamientos masivos y como resultado, están incapacitados de sufragar.  Tenemos que bregar con una suerte de apartheid estadounidense y los republicanos son el partido del apartheid.

Debemos movilizar los votos que tenemos, inscribir como votante a cada persona que sea elegible, sobre todo los 18 millones de personas que cada año cumplen la edad para poder votar.  En segundo lugar, debemos animar a los millones de residentes legales permanentes a que soliciten la ciudadanía para que puedan votar en 2016.

Ayudando a la gente, en inscribirlos como votantes está una parte de nuestro poder pero, no significa nada si no los movilizamos a votar.  Hemos oído que hasta las personas que no califican para votar, pueden ser un componente poderoso de la organización que moviliza el voto.

El sistema migratorio se ha diseñado para dejar a  nuestra comunidad sin poder y dividida.  Si nos juntamos desde ahora, no importa el estado migratorio o de ciudadanía de cada cual, nuestra comunidad entera podría frenar a la coalición republicana en 2016.