Persupuestos ajustados para la vuelta al colegio

Los consumidores gastarán menos que el año pasado en esta temporada de compras

Este año, cuando los padres salgan de compras con la lista de lo que necesitan para que sus hijos vayan al nuevo curso escolar van a repasar varias veces si todo lo que está en ella es totalmente necesario y tachar lo que no lo sea. Eso es lo que esperan los comerciantes que ya calculan que el gasto caiga un 5.8% con respecto al registrado el año pasado.

Según las proyecciones hechas por la Federación Nacional de Comerciantes (NRF) el promedio del gasto de una familia con niños entre kindergarden y 12 grado será de $630.36 en ropa, zapatos material escolar y electrónica. El año pasado el gasto fue de $669.28 y fue uno de los más difíciles para los comerciantes desde la crisis que acabó en 2009. El gasto total en la vuelta a colegio ascenderá a 24,900 millones. Si este gasto se le une el que harán quienes vaya a la universidad, la cantidad sube hasta $68,000 millones.

A pesar de sufrir una caída con respecto al año pasado, en los últimos 10 años las familias han incrementado sus gastos en esta temporada casi un 42% convirtiéndola en la más importante para los comerciantes tras las de las fiestas de diciembre.

Según la encuesta usada por NRF  en el 76.4% de los casos las familias dicen que cambian su gasto por motivos económicos. Es un porcentaje elevado pero también el más bajo desde que hace siete años se empezó a hacer esta pregunta. Matthew Shay, presidente de la Federación de Comerciantes explica que los gastos han fluctuado siempre en estas fechas “y es improbable que la mayor parte de las familias necesiten volver a comprar ropa, electrónica y material de escuela todos los años”.

Con todo, esta caída de ventas va a seguir poniendo presión en unos comerciantes que están notando un ajuste en los presupuestos de los consumidores. Las ventas al por menor cayeron un 0.3% en junio después de apenas avanzar un 1% el mes anterior, según las cifras del departamento de Comercio. Las tiendas de ropa, muebles y concesionarios de coches son las que peor evolución reportaron en un mes en el que el consumo volvió a titubear.

A pesar del aumento del empleo y de la rebaja del precio de la gasolina con respecto al año pasado, los estadounidenses se mantienen conservadores a la hora de las compras.

La mayor parte de las familias va a empezar estas comparas apenas una o dos semanas antes de que empiece el colegio. Y la mayoría lo harán en los centros comerciales más cercanos  pero también en tiendas de descuentos e Internet. Más del 48% de los padres que compren en la red irán a recoger las mercancías a las tiendas pero mayoritariamente se va a optar por aquellas tiendas que ofrezcan llevar la mercancía gratis.

Los menores son los reyes

Los menores juegan un papel cada vez más relevante y menos aconsejable a la hora de mantener un presupuesto. De acuerdo con los datos que maneja la NRF el 86.4% de los padres que compran lo necesario para la vuelta al colegio admiten que sus hijos influyen en un tercio o más de lo que terminan adquiriendo.  Eso si, algunos de estos menores están dispuestos incluso a colaborar y los adolescentes planean gastar $33 dólares de sus propios ahorros en sus compras.

Alrededor de la web