Casa de la Cultura de Guatemala: 29 años de promover la cultura chapina

Durante casi tres décadas han velado por mantener integrados a los inmigrantes guatemaltecos y buscar remedios a sus necesidades y problemas

Casi siete años de gestión les llevó a Carlos Alvarado, Francisco Hurtado y Byron Vásquez crear la Casa de la Cultura de Guatemala en Los Ángeles. El tiempo ha volado y el próximo 26 de agosto cumplen ya 29 años de promover los valores y cultura chapines.

“En 1976 cuando la Casa de la Cultura se formó, éramos como 50,000 guatemaltecos en Los Ángeles, ahora somos como 300,000. La mayoría eran trabajadores de las maquilas, y fábricas”, cuenta Byron Vásquez a La Opinion desde sus recién estrenadas nuevas oficinas en el 1920 del bulevar Wilshire.

Un año después hicimos nuestra primera asamblea general y formamos la primera junta directiva, recuerda.

Los guatemaltecos llegaron a Los Ángeles desplazados por el terremoto de 1976 que dejó 40,000 muertos. Una siguiente oleada arribó al escapar del conflicto armado de 1985-1986. Más tarde en 1990 hubo otro grupo de inmigrantes que se dejó venir tras la firma de los acuerdos de paz firmados para alcanzar soluciones a los problemas generados por la guerra civil.

Byron Vasquez es el presidente de la Casa de la Cultura de Guatemala en Los Angeles.
Byron Vasquez es el presidente de la Casa de la Cultura de Guatemala en Los Angeles.

En este ambiente, Vásquez, presidente de la Casa de la Cultura Guatemalteca, platica que nacieron con la intención de ofrecer a su comunidad música, teatro, clases de guitarra, piano y talleres de pintura y manualidad. “La cultura fue una forma de atraerlos”, confía.

“Nuestra comunidad es muy reservada y al crear la Casa de la Cultura buscábamos tener un lugar de encuentro y promover los valores de nuestro país”, sostiene.

En la actualidad han incorporado clases de marimba y zumba. Y llevan a cabo festivales como el Navideño o una Guatemala por Conocer. También en sus anteriores instalaciones mantuvieron abierta una clínica médica.

El arte es parte de la forma en que la Casa de la Cultura de Guatemala se conecta con sus connacionales.
El arte es parte de la forma en que la Casa de la Cultura de Guatemala se conecta con sus connacionales.

Con el tiempo empezaron a ver más necesidades en la comunidad, y formaron un centro de asistencia social para apoyar a los guatemaltecos a educarse ellos mismos en todos los trámites para arreglar su situación migratoria, una oportunidad que se presentó con el programa NACARA, que suspendió la deportación de inmigrantes centroamericanos y otros países y les daba la opción del asilo político.

“Queríamos enseñarlos y darles las herramientas a ellos mismos para que no gastaran en abogados”, externa.

Para mantenerse financieramente, formaron el Guatemala Trade Center que realiza estudios de mercado a empresas de Guatemala. “Con lo que pagan dichas empresas sostenemos la Casa de la Cultura. Nosotros no recibimos fondos de fundaciones u otras instituciones o gobiernos”, explica Vásquez.

El mayor reto, revela, ha sido mantener la credibilidad de la Casa de la Cultura y conseguir gente que los apoye y no se aproveche de las necesidades de los inmigrantes chapines.

CASA DE LA CULTURA DE GUATEMALA

¿Qué más quieren hacer?

Vásquez dice que la lucha es porque el inmigrante guatemalteco participe civicamente y por tener mayor representación política.

“Tenemos que incursionar más en la política, contar más representación como ya la tienen otras comunidades de inmigrantes. Si no lo hacemos, los gobernantes no nos van a tomar en cuenta ni a atender nuestras necesidades”, sostiene.

La única representante que tienen hasta hoy es a Norma Torres, una inmigrante guatemalteca que es congresista. “Pero necesitamos más en los concejos de las ciudades y en otros niveles de gobierno”, expone.

Dice que su deseo sería que se abrieran más casas de la cultura guatemalteca que funcionaran como centros comunitarios en ciudades como San Francisco y Las Vegas donde han llegado grandes flujos de guatemaltecos. “A través de la cultura mantenemos integrada a nuestra comunidad”, observa.

NUEVA DIRECCIÓN

La nueva dirección de la Casa de la Cultura es:
1930 Wilshire Blvd. Suite 705, Los Angeles CA 90057
El teléfono (213) 483-1774

La Casa de la Cultura de Guatemala también apoya a los indígenas artesanos de su país con la venta de sus trabajos artesanales y artísticos.
Si quieres ayudar y comprar artesanía guatemalteca puedes visitar el sitio:
https://www.etsy.com/shop/MayanHeartArtisan
www.guatemalaenusa.net

La Casa de la Cultura de Guatemala los ayuda a obtener asilo

La guatemalteca Claudia Liseth Ramos dice que hace siete años estaba desesperada porque a donde iba, le decían que no la podían ayudar a arreglar su situación migratoria, además le querían cobrar miles de dólares. “Alguien me recomendó ir a la Casa de la Cultura y ahí a mi esposo a mi nos cobraron 700 dólares a cada uno por ayudarnos a solicitar NACARA. Logramos obtener el asilo político y ahora tenemos la residencia”, explica.

Ramos cuenta que siete años más tarde regresaron de nuevo a la Casa de la Cultura de Guatemala para ver si sus dos hijos de 17 y 18 años calificaban para el mismo programa. “Así fue y apenas hoy recibieron la residencia”, dice contenta. Dice que no muchas organizaciones y abogados conocen cómo funciona el programa NACARA, en cambio la Casa de la Cultura de Guatemala tiene mucha experiencia en ese tema.

CASA DE LA CULTURA DE GUATEMALA

Abrirán escuela de locución
Waldemar González, un inmigrante guatemalteco y locutor por 30 años en el área de Miami que hace poco se mudó a Los Ángeles para trabajar con la cadena Mundo Fox, reveló que están por abrir una escuela de locución en la Casa de la Cultura de Guatemala para dar cursos de dos meses a los chapines que se animen a estudiar este oficio. “Lo que queremos es que nuestra gente se capacite para que puedan ser más competitivos en el terreno laboral”, expone.