Los niños de California merecen una educación de calidad

Bajo la ley “Parent Empowerment Act” padres de familia en Anaheim exigieron un cambio para darles a sus hijos una educación de calidad

Por: Young Kim, asambleísta estatal por el distrito 65 (Condado de Orange)

Nuestros hijos serán los líderes de la próxima generación. Es por ello que resulta importante invertir en su educación para el éxito de California. Creo firmemente que cada niño en California se merece la oportunidad de tener una educación de calidad. Las escuelas de bajo rendimiento no son un buen servicio para nuestros hijos y su educación. Es por ello que brindo mi apoyo junto con los padres de los alumnos de la escuela primaria Palm Lane de Anaheim.

En 2003, el Departamento de Educación de California identificó a la escuela primaria Palm Lane como una escuela de bajo rendimiento y en el año 2013 ésta se ubicó dentro del 20 por ciento de las escuelas de California que tienen resultados bajos.

Lamentablemente, la mayoría de los alumnos de Palm Lane son de bajos recursos, lo que ha llevado a que se luche por los alumnos que asisten a esta escuela.

Palm Lane tiene un 83.8 por ciento de alumno latinos y el 88.5 por ciento de los alumnos de Palm Lane recibe el almuerzo gratuito o con un precio reducido.

A lo largo del condado, solo el 49 por ciento de los alumnos son elegibles para recibir gratis el almuerzo o recibirlo a un precio reducido. En Palm Lane, un 63.1 por ciento de los alumnos está aprendiendo inglés como segunda lengua en comparación contra solo el 29 por ciento de los alumnos en todo el Condado de Orange.

Bajo la ley “Parent Empowerment Act”, los padres de los alumnos de la escuela primaria Palm Lane lograron firmar una petición que les permite intervenir en la escuela de sus hijos, para poder comenzar así el proceso de traspaso de la escuela hacia una escuela independiente con fondos públicos.

Inicialmente, el Distrito Escolar de la Ciudad de Anaheim rechazó la petición. Pero el Tribunal Superior del Condado de Orange dictaminó que el distrito escolar realizó la descalificación de la petición de los padres de una manera ilegal.

Agradezco los actos edificantes de estos padres que exigieron que se haga un cambio positivo para darles a sus hijos la educación de calidad que se merecen.

Soy una orgullosa inmigrante de Corea del Sur. Mis padres nos trajeron a este país a mí y a mis hermanos con la esperanza de tener una vida mejor, la cual comienza con una excelente educación.

Nuestros hijos se merecen lo mejor y los padres deben tener el derecho de poder luchar por un cambio real cuando su escuela no tiene un buen rendimiento.