River peleará por la Copa Libertadores

El equipo millonario empata 1-1 con Guaraní y accede a la Final del certamen, tras 19 años de ausencia
River peleará por la Copa Libertadores
Jugadores de River Plate celebrant la clasificacióna la ginal de la Copa Libertadores. /EFE

Asunción

Desde el comienzo, River Plate actuó con la necesidad de su adversario.

Convencido de la buena diferencia en el primer encuentro, en Núñez, no tuvo vértigo, ni fuego ofensivo; ni toque y ni sorpresa en velocidad. Se limitó a ser un espectador serio, convencido y sereno, que buscó por todos los medios que su adversario entrara en una suerte de desesperación.

Guaraní, de Paraguay, es un equipo interesante, que presiona, que arriesga y que, al mismo tiempo, exhibe una sólida estructura defensiva. Sin embargo, con el incómodo resultado sellado en el Monumental, debió disfrazarse de una formación audaz y con suficiente personalidad para afrontar un desafío mayúsculo. Lo logró en los primeros instantes; lo logró, en variados momentos. Pero no tuvo claridad ni sustento en el tiempo para creérsela. River tomó nota de su intención. Es más: le tendió la trampa. Guaraní ingresó en la desesperación que le propuso el equipo que dirige Marcelo Gallardo.

Hasta que llegó el gol paraguayo, un zurdazo suave de Fernando Fernández luego de una serie de desaciertos en el área millonaria: todos se quedaron mirando las piruetas que hizo el balón, que incluso chocó contra un poste segundos antes.

Se presentó el temblor en River. Fueron diez minutos complejos. Hasta que el ingreso de Tabaré Viudez calmó la tensión, aportó fútbol y le cedió el festejo a Lucas Alario, que creó un golazo, el empate y la clasificación. La final que soñó por largos años, después de un 1-1 edificado con la sagacidad de entender el juego.